Aires de idiota



Hay dos tipos de escritores: lo que nadan a través de las letras en el alma humana sumergiéndose en sí mismo o en el mundo que les rodea; y los que prefieren nadar en la superficie.  Vilas- Matas pertenece a estos.
 Siguiendo a la corriente de escritores modernistas que aman el cómo, no el qué,  gustan de los juegos literarios, mezclar géneros, interrumpir los textos con iconografías  cinéfilas,  inventar citas o hacer suyas las de otros, el autor chapotea como nadie en la cresta de la ola de las últimas novedades extraídas de internet.
 En Aires de Dylan, podemos ver esto que cuento. Y es que leyéndolo me fue imposible abandonar la incómoda sensación que me tomaba el pelo a cada paso. Basta saber que lo comencé a principio de veranos y lo acabé en septiembre. Debe ser que pertenezco a esa clase de lectores a los que gusta que le cuenten historias.
 Aún así, y como la red te permite este dialogo interactivo en este mundo infra leve me he permitido la osadía de formular dos hipótesis al respecto. 
Primera hipótesis
En "Aires de Dylan" el  autor se repite, por enésima vez, en viejas fórmulas narrativas que alguna vez le dieron cierta relevancia. Pero su talento secó, acomodado en un pesimismo acorde a los tiempos, arremete con lo que él llama novelas burguesas (novelas con historia ) para embarcarse en una historia absurda y vacía. El escritor, hundido en una apatía y desidia tan vieja como el mundo, pasa largas horas frente al ordenador buscando en google páginas que hablen sobre él. En medio escribe plúmbeas y soporíferas ¿novelas? dictada por los efluvios de los vahos etílicos.
Segunda hipótesis
El autor intenta en una ¿novela? reflejar la superficialidad y el vacio que rodea su mundo, mediante un texto igualmente superfluo y vacío. Lo consigue. La inconsistencia del argumento, los personajes irrisorios y planos nos remiten a una ficción vana. Nada es creíble y nada es digno de contar, de ahí que sean obras de cartón piedra donde pululan personajes absurdos e irreales, mientras, el lector hace un esfuerzo para no dimitir de sus página. La autenticidad está desfasada. En la era del plástico y del neón, como ya está todo dicho, sólo queda el absurdo como reflejo y la no acción como camino.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Si el tipo parece un poco vacío en la foto, como dice Mario Alonso Puig el que tiene cara de idiota es porque es idiota. Y este parece interesarse por lo que pasa en la bolsa y en sus novelas jajaja
chalyvera@gmail.com ha dicho que…
Creo que confirmarias tus hipotesis si leerias una segunda obra de este autor.

Me alegra volver a leerte.


Besos
Lenteja ha dicho que…
Je, Vuelve Ico en estado puro...espíritu crítico total. Como aquel " decíamos ayer ".
Besos. Lenteja
Esilleviana ha dicho que…
De acuerdo, profe. Ante todo no he leído nada de este escritor, por tanto, no es muy justo que de mi opinión. Y en segundo lugar, también leí a otra escritora anotar y resaltar en su blog casi dos decenas de errores, fallos y meteduras de pata de este señor reflejadas en sus historias y novelas, de modo que desde hace varios años he dudado al comprar uno de sus libros. Y hoy leo tus dos hipótesis, nada más que añadir jaja.

Un abrazo escritora :))
alejandra ha dicho que…
Leerte siempre es un placer, pero haciendo eco del primer comentario, mi padre siempre dice que cada uno parece lo que es...
Y yo que te puedo decir, que no hay lengua como la tuya tanto para alabar y encumbrar como para hundir ;)
Te quiero
ISA ha dicho que…

Cuando vi lo que estabas leyendo de Vila y lo que has escrito ahora no me sorprende lo más mínimo.
¡oñe¡ ¿cómo se te ocurre leer a ciertos escritores/as?
TORO SALVAJE ha dicho que…
No puedo opinar sobre él porque no he leído su obra, puede que algún libro pero no estoy seguro...

Lo que estoy seguro ahora es de que no leeré ese libro.

Besos.
Ico ha dicho que…
Chalyvera no es el primero pero si creo que será el último..
Isa creo que lo hago adrede, es un placer criticar, siempre lo ha sido, constructivamente, claro..jajaj...
Gracias a todos.