Nunca más

Nunca visitamos el Danubio azul

Ahora lo pienso y tengo esa certeza

( Crecen cuervos asentados bajo mis píes

graznando, ausentes de mi parálisis)

Ahora lo sé.

No habrá más Danubio que este restaurante

semivacío de nombre imposible.

(Los cuervos picotean mis pies como rama seca)

Exenta estoy

De todo y todos

( menos de este lago de cisnes negros)

Ahora lo sé.

No habrá nunca un Danubio

Azul donde tú me vuelvas a querer

Como entonces

( cuando entonces era parte de esa felicidad sin nombre)

Cuando no soñaba siquiera

En estar sentada sola frente al Danubio

de la nostalgia ácida de no verte.

Nunca. Pensamos.

Tu desde tu insondable distancia

Yo desde mi Danubio certeza.



Comentarios

alicia ha dicho que…
"Nevermore" dice ese cuervo graznando con el acento de Poe. Qué duros los "nuncas", qué falsos los "siempres". Qué vértigo las certezas. Hace poco leí un poema cuyo último verso me sobrecogió: "ya no te veré morir"
Abrazos
Victoria Dubrovnik ha dicho que…
Sinceramente maravillo... y además me ha removido cosas... porque yo, tampoco visité el Danubio azul....
Bur ha dicho que…
Si Ico, precioso!
Anónimo ha dicho que…
Bonito poema loca
Jirafas en Gerundio ha dicho que…
Todo un lago de cisnes negros...a veces es lo que una tiene por delante. Muy bello.
40añera ha dicho que…
Que bonito niña! cuanto encerrado en tan poco.
Un beso
Dra. de Blanko ha dicho que…
de tanto amar y olvidar esta el corazón herido, pero ante un nuevo destino siempre se puede volver a empezar
Minombresabeahierba ha dicho que…
Me trajo nostalgias de mi "Danubio Azul" que es el que divide a Buda de Pest en Hungría...mi tierra paterna...de lo que hubo y de lo que ya no queds nada...salvo el Danubio Azul.

Besotes.
alejandra ha dicho que…
No habrá nunca un Danubio

Azul donde tú me vuelvas a querer
Belén ha dicho que…
Tenemos el poder de pintar el Danubio del color que queramos...

Besicos
lemaki ha dicho que…
Hoy vengo tal vez, de aguafiesta??

Te explico: busqué en google algún poema sobre el Danubio azul o "frente al Danubio azul" y hallé "Próximo a cumplir 50 años el próximo mes, el Danubio Azul navega a toda vela. Nacido del fracaso de un restaurante vienés, que con razón llevaba el nombre del bello río centroeuropeo, en la calle Merced, donde termina el muro de la iglesia, el restaurante chino que hace casi cuatro décadas evolucionó a chino con el mismo nombre fue desde siempre el mejor. Resuenan aún los nombres de Mario Chang y de Yuman Lee Wong en la historia de los socios y cocineros que lo hicieron célebre y destacado. Ir al Danubio Azul hace 40 años, cuando había en Santiago pocos restaurantes y no existían los chinos pobres, al menos en la capital, era todo un lujo...".

Me ha quedado un comentario frío, insulso y sin hermosura pero me ha gustado relacionar tu hermoso poema de nostalgia y recuerdo con la imagen de este restaurante y descubrir que está basado en hechos reales (nada... debe ser aburrimiento y exceso de tiempo libre por mi parte).

saludos.
Raquel ha dicho que…
Me gusta mucho. Me llega.
Ico ha dicho que…
Lemaki no me acuerdo en qué circunstancias escribí ese poema, pero sí que fue en Praga y en un restaurante de nombre impronunciable, lo he rescatado como otros del olvido. Me alegro de que te guste y de que busques conexiones o más bien admiraciones pero si hay algunas es con el "nevermore" de Poe. Un beso
E ha dicho que…
CATORCE: Ahora ya sí, y me gusta ;)
Ana María ha dicho que…
¡Hola!
He vuelto por aquí y he leído con gusto parte de los últimos post.
Me ha encantado el poema, pero me ha tocado especialmente lo cotidiano de tu vivencia educativa.
Puedo intuir que ya has dado un paso.
Días atrás pude ver cierto cansancio en tu escrito sobre los nuevos retos.
Aparte de eso, la chispa de tus letras apuntan a que vale la pena perderse en ellas.
Un abrazo.

(Susana, mi personaje sirvió para que volviera a visitarte.)
Begoña Leonardo ha dicho que…
Cuánta nostalgia, y además el tiempo nos da la razón, no importa nada, si tu sigues ahí...
Besitos lluviosos y ventosos.
mjromero (alfaro) ha dicho que…
Ayer lo leí apurada y me recordó a Poe, hoy con más tranquilidad pienso que A. Poe nunca soñaría con el Danubio azul.
Un abrazo.
La cosa perdida ha dicho que…
No sé por qué pero cuando he leído que lo escribiste en Praga en un restaurante de nombr impronunciable me ha parecido aún más triste.