Vuelta a los clásicos

Harta, vacía, me quedo a veces de leer novelas, superfluas, aunque traten de una vida, vanas, aunque traten de una época. No acabé “El día de Watusi” del catalán Francisco Casavella. Podría decir porque no recomiendo esta novela, seiscientas páginas auto referenciadas, es decir, hablando de sí mismo, desde su infancia en la Barcelona de la democracia, ni porque no me gusta ese estilo de héroe marginal y provocador mezclado con un lenguaje machista, ni siquiera la perspectiva de crónica social que utiliza o la utilización continuada de frases simples, podría decir todo esto y más, pero sólo diré que lo abandono por tocho y aburrido, al parecer es la saga de dos libros más. Así que cansada de modernos, llámese a esto novelas premios Nadal, o premios los que sean de este siglo, y vuelvo a los clásicos que nunca fallan.

Para mi recuperación las buenas amigas me traen libros. Uno de ellos fue el de “Carta de una desconocida” un delicioso cuento, o novela corta del escritor Stefan Sweig, y “Mendel el de los libros” también del mismo autor.

La primera, como su nombre indica, es una carta de amor, de amor imposible que se expresa en la voz de una mujer que está a punto de morir y que decide enviársela al hombre que siempre quiso en secreto. En ella se narra con sencillez y desgarro la calidad de ese amor silencioso y nunca inalterado. El autor, describe con fina psicología el alma de una mujer enamorada, sus temores, con un halo de inocencia y entrega en esa heroína más del siglo XIX que del XX. La obra, que se lee de un tirón, sin perder ni un ápice de intensidad, el autor desgrana la esencia del amor sin espera. La segunda, relata la vida de un amante de los libros, ausente del mundo hasta que la barbarie y el absurdo de la guerra interrumpen en su vida.

Realmente cuidada la edición de Acantilado, el formato, el papel, el diseño; aún así no estaría mal que se revisase en la traducción algunos expresiones propias del catalán como el” Realmente ¿te sabes mal? En lugar del apropiado “¿ te importa?



Comentarios

Kimbertrancanut ha dicho que…
Amiga, existen tantos libros clásicos, generacionales o de las últimas cosechas...unos mejores, otros menos buenos...pero aconsejo a los jóvenes leer, sea una novela del oeste o la ilíada...la lectura es necesaria en la educación...Abrazos de mestizaje literario y cruzo mis pasos con los tuyos...
Morgana ha dicho que…
... he de reconocer que, en mi caso, a veces no son los libros, soy yo que, exhausta, no me enredo en la narración como el texto sugiere y no los pillo. En otras ocasiones son, sencillamente, tostones.

es verdad, tengo a los clásicos muy olvidados últimamente...
Frabisa ha dicho que…
Leí hace ya algún tiempo "Carta a una desconocida" y uauuuuuuuu, es que me encantó con mayúsculas, impresionante.

Si anotas recomendaciones, apunta el que estoy terminando "Dietario voluble" de Vila Matas, no solo escribe buenísima literatura sino que todo lo que dice se hace interesante y sus referencias a libros o escritores son una constante.

A veces me pasa lo que a ti, caen en mis manos libros grises, aburridos, escritos para subir el ego de los escritores, cargantes, pero siempre llega un día que vuelve a tocar la lotería y una joyita llega.

un besito, Ico
Isabel ha dicho que…
Pues si tú, que eres una amante de la lectura, eres incapaz de terminarte un libro, doy fé, de que debe ser un "coñazo".
Te ha quedado muy bien el blog. Un beso
felicitat ha dicho que…
Ay! PROFE, con mayúsculas, claro que sí, que no es me sabe a mar, és, si no te importa que te lo diga, jajajja, es que en catalán decimos em sap greu, me sabe grabe, jejejeje, que mal suena la traducción, verdad?
Yo estoy leyendo desde el verano pasado EL SARI VERMELL, y no es que no me guste, al contrario, pero es que soy mu vaga para esas cosas y además siempre tengo más de un libro empezado, ahora tengo otro que me regalé para Sant Jordi, El llegat de Judes, también me parece muy interesante, creo que este lo terminaré antes!
Un beso.
Beelzenef ha dicho que…
Cuando necesito olvidar las pesadas novelas contemporáneas, acudo siempre a mi fiel Salgari en "El Corsario Negro". Novela de aventuras, quizá algo anticuada, pero remedio de males. Nunca falla
JAVI ha dicho que…
Joseph Roth y Stefan Zweig, casi contemporáneos exactos y también ambos austríacos, son dos escritores altamente recomendables. Me gustan mucho. De Roth te recomiendo La cripta de los capuchinos.

Estoy muy de acuerdo en que de los clásicos podemos sacar más.

Saludos.
dintel ha dicho que…
Creo recordar que no me gustó demasiado la carta, pues realmente no era un desconocido del todo y me sentí engañada.
Raquel ha dicho que…
Me cuesta dejar libros sin terminar pero hay algunos con los que realmente no puedo.

Parece que esos libro que tus amigas te llevan están ayudando en al recuperación. ¡Qué bueno!
Pena Mexicana ha dicho que…
Me has hecho recordar libros que disfruté mucho en su momento y que ya no tengo conmigo... me daré una vuelta por la biblioteca :)
Besitos Ico, que sigas recuperándote...
almena ha dicho que…
Cómo me gusta Zweig.
"Mendel el de los libros" no lo he leído. Me voy a por él. Gracias
Victoria Dubrovnik ha dicho que…
"Carta a una desconocida" me pareció sublime, espectacular. No he leído "Mendel...", así que lo pillo como recomendación veraniega.

Veo que ahora lees "La mujer justa". Un libro ameno, con algún que otro parrafo interesante, pero... sin más... De esos que la trama se olvida al cabo del tiempo... A mi, por lo menos, no me dejo huella.
Ariadna ha dicho que…
Hola Ico,

Yo soy una "clasicorra" en toda regla!!! sé que probablemente me equivoco pero habiendo tanta obra maestra que no he leído me cuesta arriesgar con lo nuevo. Solo leo autores "vivos" si vienen muy recomendados de un buen amigo lector

Muchas gracias por tu visita me alegro de que te gustase el poema.

Besos

PS¡Cuidame la tierrita!
emejota ha dicho que…
¿Cómo te encuentras?¡Cuídaate!¡Se buena!, bueno, según para qué. Zweig, grande como siempre. Ya ves, me quedé en el tiempo, lo reconozco, pero es que no doy para más. Un abrazo.
Jirafas en Gerundio ha dicho que…
y yo disfrutando de la Dama de Blanco, de Wilkie Collins, aysss, los clásicos...
muchacha en la ventana ha dicho que…
Ico, apuntada queda esa recomendación, esperando a que lleguen mis vacaciones para ponerme a comer libros por puro placer.
Espero que estes bien, llevo mucho tiempo desconectada de todo. Por cierto me encanta el nuevo formato de tu blog, te superas¡¡¡
un abrazo
Ras Zurda ha dicho que…
"Carta de una desconocida" me encantó. También me dejó pensando: ¿eso es amor? Seguro que lo que ella sentía iba en esa línea pero, ¿qué se lo provocaba? ¿Una fantasía? ¿Por qué hay quien de pronto nos inspira unas fantasías deliciosas y nos hace sentir de lo más enamoradas sin conocerle de nada? ¿O incluso cuando sabemos que "pero si hay demasiadas cosas de esta persona que no me gustan y no me convienen!" ¿Y por qué hay personas que se pasan la vida alimentando una fantasía y otras que si no logran pronto algo más físico y real se desenganchan rápidamente y se van a otro lado a enamorarse de alguien más accesible?

Qué bien escribes por cierto.

Bss
Ico ha dicho que…
RasZurda fíjate que yo pensé en lo mismo si eso era reamente amor o más bien una fantasí convertida en obsesión.. la segunda cuestión, creo que es espectativas y esperanza, es decir, cuestión de carácter.
alfaro ha dicho que…
Creo entrever que estás recuperándote de algo...,
hace días que no paso por aquí y tengo unas cuantas entradas sin leer.
'Carta a una desconocida'qué buena, y hace poco vi una película basada en ella, muy buena también, pero no recuerdo el título 'memorias de...', el título era distinto al de la novela.
Abrazo grande.