Oye, qué bien se está aquí.



El canario es una raza a extinguir, (¿sabían que por temor a las consecuencias de la endogamia no hay centros de donación de esperma?). Una rara Avis, un cromañón a medio salir de las cavernas, no hay que olvidar que cuando en España estábamos con la lírica cortesana nosotros vivíamos en Cavernas.

Hace algunos años ya, el manual “Psicología del hombre canario” de J.A Alemán, señalaba entre otras como características específicas de los canarios y canarias: la pachorra, (llámese pasotismo), la tranquilidad y filosofía para tomarse todo, además de su carácter servil, característica de los años de conquista, pero también del continuo ataque de piratas sufridos durante siglos.

Me guste o no, a grandes dosis y viendo la realidad canaria, no me cabe otra que pensar que estas mismas características aún perviven. Sino cómo se explica que, teniendo la cota más alta de parados de toda España, 30%, la cesta de la compra más cara de todo el país, el índice de fracaso escolar más elevado, la ley de dependencia sin aplicar y puedo seguir así veinte líneas más, aquí no pase nada. Una mísera manifestación al menos. Oye, pero qué bien se vive aquí.

No sé cualquier cosa que me recuerde que entre fiesta y fiesta vamos existiendo. No es de extrañar que el canario se lance a la fiesta como quien se lanza al mar, de zambullida y cerrando los ojos. Y sino me creen ahí va una muestra:

Hace unos días en un restaurante en Lanzarote entraron dos ingleses a preguntar por una dirección. Mientras uno hacía la maniobra de “despiste” con el cocinero, el otro intentaba robar una botella de vino del restaurante. Cuando el dueño se percató de esto le recriminó su actitud, pero los ingleses, militares de vacaciones, arremetieron a puñetazos con el dueño y con quien se avino a recriminarle su actitud. En el exterior le esperaban cuatro compañeros más que se unieron a la diversión. Aquello se convirtió en una batalla campal, eran “como máquinas de matar” según todos los testigos. Era una película americana de máxima violencia.

A esa hora, once y media, en el restaurante aún habían parejas y niños cenando que no daban crédito a lo que allí pasaban. Volaron mesas, sillas partidas en dos sobre la mesa y sobre las cabezas, cristales, los clientes se escondían bajo la mesa mientras se desataban la furia contenida en un tranquilo restaurante de la Costa Teguise. El resultado varios clientes y trabajadores en el hospital, a uno le están todavía reconstruyendo el rostro.

No es la primera vez que se sabe de la violencia de estos hijos de la Gran Bretaña, turismo de excelente calidad, (nótese la ironía) que viene con todo incluido por doscientos euros, a beber a bajo precio y a comportarse como auténticos salvajes. Sin embargo, ellos no son inmigrantes, no hay ninguna voz que diga que se les expulse porque no tiene papeles, son sólo ingleses flemáticos y educados en su tierra que se comportan como auténticos salvajes cuando se creen a salvo. Ninguna declaración del Consulado inglés, pidiendo disculpa nada. Ningún político recriminando los hechos. Nada. Oye, pero qué bien se está aquí…sino escuchen...

Comentarios

Pena Mexicana ha dicho que…
qué triste destino de todos los sitios tropicales y con gran belleza natural, que se convierten en tierra de "tod vale" para quienes tienen dinero para gastar. Cosas similares suceden en casi todas las playas mexicanas, específicamente en Cancún, que cada año recibe miles, si no millones, de turistas que van a ponerse hasta las cejas de todo lo que en su tierra no se atreven a probar. Lo siento mucho Ico :(
Anónimo ha dicho que…
Oye, pero si no fuera porque somos unos salvajes se viviría de PM...
Bur ha dicho que…
¡pues, a mi me encatan tus islas!
alejandra ha dicho que…
Bueno, creo que no sé pone en duda que aquí se vive bien, tenemos la gran suerte de vivir todos a cinco o quince minutos del trabajo, no hay mucho problema para aparcar si no importa caminar un poco. Y la distancia más larga son 30 minutos. Pero si durante la conquista la única isla que no lucho fue Lanzarote, por qué empezar ahora???. Es nuestro carácter, no lo sé. Pero tampoco se observa propósito de enmienda
Capitán Tormentas ha dicho que…
He comprobado en mis múltiples viajes Ico que la “pachorra” como le llama el erudito alemán, es parte de la idiosincrasia del isleño, y no solo canario. En el archipiélago de las Azores, Madeira, Cabo verde, islas del Golfo de Guinea, Newfounland (Canadá), etc, etc. Puedes encontrar la misma pauta de comportamiento, marcada –digo yo- por los tempos de la isla. Y no cabe duda también que cuanto más tropical sea el país, más tranquilidad a la hora de tomarse las cosas, al menos es lo que he observado personalmente. Y la verdad, no sé hasta qué punto será bueno aquello de… No me apures y súbeme el sueldo.
Unha apreta de alguien que vive en una isla de 52 mtrs de eslora por 10 de manga.
farala ha dicho que…
salió en las noticias, qué fuerte, pero no se si eso del servilismo es característico de las isals, yo creo que ante unos ingleses con galones, turismo de calidad, en cualquier sitio de españa hubiera pasado lo mismo...
Ico ha dicho que…
No sé si me expliqué bien, lo de la tranquilidad y la pachorra es una característica positiva. Lo que echo de menos es una sociedad crítiva y defensora de sus derechos ( como los vascos que salen a la calle por todo) Este servilismo, que ha propiciado el monocultivo del turismo, el 85% del productor interior bruto, es el factor negativo, es ese servilismo el que nos vuelve conformistas y acomodaticios conformándonos con el buen tiempo y el carnaval...
Belén ha dicho que…
Pues es una pena... tengo a canarios cerca y si, muchas veces me arde la sangre pero la verdad es que me dan mucha paz (y viven aqui en zgz...)

Besicos
pecado ha dicho que…
Servil por hospitalario otro tema es nuestra historia politica, patetica siempre.
Isabel ha dicho que…
No había oido la noticia, pero es lo que tu dices, no se puede depender unicamente del turismo, y menos si son ingleses, porque por donde van la lian. En Madrid, cuando vienen a ver un partido, como aquí el alcohol es barato, se agarran unas melopeas de órdago, y destrozan todo lo que se encuentran, aunque aquí la policia, ya no se cruza de brazos, he sido testigo de como les quitaban la borrachera a "porrazos", y aunque esté mal decirlo, me encantó. Un beso
Anónimo ha dicho que…
Me siento identificada con tu escrito. Poco hace que a mi chica le dijeron este comentario cuando les dijo en dónde vivía: la isla de las sirvientas . Salvo excepciones, el turismo que aquí nos llega deja mucho que desear y esto lo han propiciado aquellos que alguna vez, incluso hemos votado. ¡Qué vergüenza! Si Platón levantara la cabeza.
El Drac ha dicho que…
Vaya!! y yo pensé que eso del servilismo sólo se daba en Perú; al menos eso de extranjeros abusivos aquí no se da, porque a la gente de acá cuando ataca (me refiero a la gente de mal vivir y rufianes que hay en TODOS lados de mi patria) ataca en hordas así que ya te imaginarás lo mal que lo iban a pasar esos inglesitos que mencionas. Bueno de todas maneras es una suerte que no estuvieras allí y que no te haya pasado nada. Un caso de verdad indignante. Un abrazo.