El candidato


Terrorismo a la inteligencia o como lobotomizar aún más al imbécil, debería llamarse la televisión pública. Hago zapping, tratando de encontrar algo que valga la pena. Hay un programa donde las mujeres quieren cambiar de imagen, una especie de coaching las instruye para que estén guapas y perfectas para los hombres. Zapeo. Un hombre y una mujer desnudos se intentan cortejar luciendo sus atributos en una isla desierta. No. Nos hemos alejado demasiado del mono. Zapeo, en la pantalla del televisor aparece un cocinero sádico persiguiendo a futuros cocinillas estresados. Zapeo. Un casposo cantante de medio pelo entrevista  a una promesa política en medio de la campaña electoral. Me detengo.
El periodista y el político hablan de cosas de hombres, de piernas de mujer, de cómo ligar. Están sentados,  tomando  una cerveza en la cocina. El candidato a la presidencia lleva camisa blanca, juegan al pin pon, ríen y se divierten. Bertín Osborne le pregunta a Pedro cómo es su vida diaria. Parecen estar encantados de haberse conocido. Pedro Sánchez, el hombre de buen ver, el político de  mediana edad, casado padre y de dos hijas, reflexiona un instante, luego hace un recuento de sus numerosos actos, sus viajes, sus reuniones en despacho, sus mítines, pero no hay mención alguna a su familia, a su mujer y a sus hijas.  El periodista se lo recuerda. Pedro rectifica, se encoje de hombre y responde. No tiene mucho tiempo, es lo más que echo de menos, pone cara de circunstancia, aunque reconoce, de vez en cuando “salgo con mi mujer a cenar fuera”.
El candidato sabe que gana su sonrisa, podría ser un actor del cine español. Por eso sonríe y cautiva y habla de cosas de hombres, pero no hace ni una sola mención a hacer la compra, a recoger la mesa, a poner la lavadora o atender a las hijas. Para ese tipo de tareas,  nos suponemos, que está Begoña, que lo espera en la casa mientras lo ve por la televisión junto a sus hijas.
Hablar de la vida cotidiana revela más que todo un programa político. Esto lo han entendido bien los jefes de campaña. Por eso, los políticos se vuelven locos por aparecer en los programas de entretenimiento y mostrar su lado más cercano. Quieren televidentes pasivos, no votantes inteligentes. Aunque en la distancias cortas se cuele algún gazapo y entonces descubramos, como ahora, el  lugar que ocupa el hombre y cuál la mujer, siguiendo con la programación cotidiana y  sexistas que inundan la televisión  pública.


Comentarios

TORO SALVAJE ha dicho que…
Idiotas actuando para idiotas.
Que con su pan se lo coman.
Al final llega uno a la conclusión de que el país no da para más...

Besos.
emejota ha dicho que…
Amplío el comentario de Toro, no solo el país, el grueso de la humanidad. Vomitivo.
Fackel ha dicho que…
Es que el país no da para más que mediocres y de poco pelo. Bueno, así llevamos décadas, y recordemos cómo cierto presidente mediocre participó como comparsa patético en una de las mayores agresiones de los últimos tiempos de los USA y GB, por la cual deshicieron un país entero y de aquello aún se está pagando un alto precio en las sociedades tanto del Próximo Oriente (donde más) como en Europa (el actual terrorismo yijadista)

Ahora bien, ¿hay los políticos que hay porque el común de la sociedad es del mismo pelo? Ya se sabe que unos son reflejo de la otra. Y no veo a los políticos emergentes con más talento, eso sí, ya van a prendiendo a vociferar (qué horror lo de los mítines)

Política show, no estoy por la labor de ver nada en las televisiones que solo buscan audiencia negocio y la gente se lo da como tonta.
Fackel ha dicho que…
Por cierto, después de escuchar al expresidente de Uruguay Mujica hablar de que estamos viviendo tiempos de mediocres políticos a nivel mundial -¿habrá llegado al límite la humanidad y ya no será posible nada más?, se preguntaba a sí mismo- pocas dudas me quedan de que la mediocridad es una enfermedad extendida y acaso sin cura.