El fauno


El fauno es andrógino, no es ni hombre ni  mujer.
El la exaltación de la vida misma.
Se es fauno o no se es.
Sus cuernos, su fuerte vigorosidad, y su delicado aspecto animal y humano representa al  hombre/mujer salvaje que todos llevamos dentro.
El fauno cuida la tierra y tiene el don de los animales. En los bosques corretea persiguiendo a las doncellas y a los jóvenes que seduce con requiebros secretos. Hay un candor inocente en su mirada, en la luz que cae sobre su piel que lo vuelve atemporal, sin edad precisa.
Sus formas sensuales y su piel de terciopelo destella en medio de la noche alunada.
El fauno te llama, te mira con sus ojos dulces y bovinos. Entonces comprendes que no puedes ni quieres  escapar a su influjo.


Escultura de Ana Liliana Pérez (Exposición en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife)

Comentarios

TORO SALVAJE ha dicho que…
Es mi primo.

Besos salvajes.
Anónimo ha dicho que…
q guay..
Igor Kutuzov ha dicho que…
Caramba, qué texto tan bueno. Me ha recordado a aquellos poetas que tanto podían inspirarse en una escultura. Quisiera ser fauno y vivir en un bosque sin antenas ni cables.
Saludos.
eRRe ha dicho que…
Los genios de los bosques salvajes... Afortunadamente, comprendemos que no podemos ni queremos escapar a su influjo. Un saludo.
Bipolar ha dicho que…
Ahora ya sé de donde viene aquello de... el laberinto de Fauno o fauna, que tanto da.

Un beso, profe.