La inmersión




La señora Higgins se sirvió el té humeante, a sus pies, dormitaba un viejo perro junto a la lumbre encendida del hogar. Sobre su regazo, sus manos blancas sostenían una novela romántica.
El caballero entró en el salón y se despojó del sombrero, finas gotas, como rocío, se escurrían de su fino bigote sobre sus labios.
 La señora Higgins lo vio frente a ella, arrogante, la mirada encendida.
-       -Perdóname- bramó el caballero apunto de desmoronarse.
No debía perdonarle. No, aún no. Tomó un sorbo té y siguió leyendo.

Comentarios

mjromero ha dicho que…
Esto es como saber medir muy bien los tiempos.
RECOMENZAR ha dicho que…
me ha encantado tu blog
un abrazo
TORO SALVAJE ha dicho que…
Esa frialdad asusta al mismísimo diablo.

Besos.
Arte en Madrid. Tíltide ha dicho que…
¡Bárbaro! Muy bien resuelto. Felicidades por tu blog, siempre hay algo interesante que descubrir.
Un abrazo.
MAGAH ha dicho que…
Aun no ha sido lo necesariamente irrespetuoso como para que deba perdonarlo. Tal vez no lo perdone si no lo hace.

Digo.

Abrazo!
Esilleviana ha dicho que…
Ella estaba demasiado entretenida y sumergida en la aventura de la novela, que siempre le resultaba más interesante que charlar con el simple caballero, de ahí que ella ni se molestara en contestar...

un abrazo
Ico ha dicho que…
El caballero sólo existia en su imaginación dentro la novela como protagonista. El lector y la narración se abrazan en un mismo mundo. Es lo que sucede cuanto te sumerges en la lectura..... un guiño a Cortazar..
besos