léeme y goza

Libros como este suelen dejarte con la mirada perdida en el horizonte, deleitándote en las palabras, vuelve a leer la frase de nuevo y alzas la vista reteniéndolas, paladeándolas. Te apartas del libro un momento, pero sólo para volver con más interés a él.

Estás inmersa en el mundo mágico de García Márquez, donde la realidad poética te mece y te lleva en una barca al encuentro de la historia. Atravesamos sus páginas como exploradores en busca de selvas vírgenes, impregnadas de olores, de fragancias exóticas, del olor agridulce del sexo.

Las imágenes se apoderan de ti y eres tú quien acaricia suavemente ese cuello erizado por el placer o buscas tanteando en la oscuridad las curvas de un cuerpo desconocido.

Márquez seduce con sus letras tal como sus personajes se aman, por medio de palabras, pero también de piel, de olores, de tacto. Nosotros demiurgos privilegiados observamos la galería de personajes desventurados, trágicos, desgarrados, enfermos de amor, mujeres contenidas o explosivas, sensuales o sexuales, que toman el placer que les pertenece, ante nosotros:.

“Florentino Ariza se quedaba exhausto, incompleto, flotando en el charco de sudores de ambos, pero con la impresión de ser no ser más que un instrumento de gozo. Decía:” Me tratas como si fuera uno más “Ella soltaba con una risa de hombre libre y decía: “al contrario como si fueras uno menos”

El amor en los tiempos del cólera es una explosión de sensualidad. Pocos escritores saben crear escenas tan hermosas, apasionadas o tiernas. La lectura se convierte en un goce sensual, epidérmico, vívido y apasionado.

No hay nada predecible, de ahí unos de los múltiples sortilegios que consigue con su escritura, así el más desdichado y virginal amante se puede convertir en el más astuto libertino.

“le había enseñado que nada de lo que se haga en la cama es inmoral si contribuye a perpetuar el amor. Y algo que había de ser desde entonces la razón de su vida: la convenció de que uno viene al mundo con sus polvos contados, y los que no se usan por cualquier causa, propia o ajena, voluntaria o forzosa se pierden para siempre. El mérito de ella fue tomarlo al pie de la letra”

El amor invade todo en su mundo, la conciencia y la esencia de los personajes; un amor voluptuoso, fogoso, salvaje, tierno e incorruptible hasta el final de los días pues, sólo el amor, la capacidad de amar, la que define y conforma a los personajes, y el que rige sus destinos.

“Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran sino que la vida los obliga otra vez y muchas veces a parirse a sí mismo” y casi siempre que esto sucede, parece decirnos el autor, es a causa del amor o por el amor.


Pintura de Degas

Comentarios

TORO SALVAJE ha dicho que…
Cuando leí Cien años de soledad volví a nacer.
Que libro...

Besos.
Lenteja ha dicho que…
Ainss, Florentino Ariza y Fermina Daza.... no he olvidado los nombres , ni que era verano cuando lo leí... y bien jovenzuela además. Cómo me gustó.
Besos.Lenteja
Anónimo ha dicho que…
¡Cómo te apasiona la literatura! (casi tanto como la vida)
Butterflied ha dicho que…
¿Y crees que después de esta entrada tuya y de haber disfrutado de Cien Años De Soledad puedo pasar sin leerme El Amor En Los Tiempos Del Cólera? Madre mía, Ico.
Anónimo ha dicho que…
Me has convencido. Será el próximo después de una larga espera en el estante.
ISA ha dicho que…
¡Grande García Márquez!, nunca me cansaré de releer Cien años de Soledad o el Coronel no tiene quién le escriba, entre otros.

Pero fíjate, voy a pillar otra vez El amor.... porque mi percepción de antonces (uff, hace años, recién publicado) no es la misma que tu describes, por ejemplo cuando dices :"Las imágenes se apoderan de ti y eres tú quien acaricia suavemente ese cuello erizado por el placer o buscas tanteando en la oscuridad las curvas de un cuerpo desconocido".
De todas formas he sido siempre muy poco romántica, jajajaja, y siempre veo en los libros "otras" cosas.
Pero esa es la maravilla de los (buenos) libros, que a cada uno le puede llegar de distinta manera y posiblemente todas válidas.
Beelzenef ha dicho que…
Y es que el mundo se mueve por amor, ojala todos pudieramos verlo tan claro
Esilleviana ha dicho que…
No he leído el libro, pero saber detalles del mismo y tus impresiones sobre esta novela es de lo más interesante.

"F. A., en cambio, no había dejado de pensar en ella un solo instante de que F. D. lo rechazó sin apelación después de unos amores largo y contrariados, y había transcurrido desde entonces cinuenta y un años, nueve meses y cuatro días".

un abrazo
:)

ps: mañana regreso, hoy/mañana (:)) estoy cansada.
chalyvera@gmail.com ha dicho que…
Conversaciones en la catedral de Vargas Llosa es otra obra que no puedes perderte.

Raza de bronce
Huasipungo
La Voragine
Ulises

Besos
Minombresabeahierba ha dicho que…
Sin duda el amor nos hace parir tan seguido...

besos
yo misma ha dicho que…
El amor en los tiempos del cólera estuvo encima de mi mesa de estudio durante meses..fue un préstamo de otro amor..un inicio de una serie de encuentros..y no lo leí porque me perdí en ellos..luego lo devolví..pero no me extraña tu entusiasmo..porque sí leí unos cuantos del mismo autor..y me quedo con tu recomendación..un beso.

Estupendo el texto del 9 de diciembre(con retraso, pero es que no me había pasado..)