Los ojos amarillos de los cocodrilos son los ojos azules del PP

El éxito. He ahí el principal baluarte de nuestra sociedad contemporánea. Tener éxito es el culmen al que puede aspirar cualquier persona para sentirse victorioso ante los demás. Pero para ello deberá enfrentarse a las muchas trabas y condiciones que la sociedad le pone en el camino. El hombre ya no es un lobo para el hombre sino un cocodrilo, dice la autora de este best seller, un cocodrilo que devora sin piedad al más débil.

Este libro “Los ojos amarillos de los cocodrilos” nos habla de esto, de gente de mucho éxito y de gente que no lo tiene tanto, de lo que son capaces de hacer algunas personas para conseguirlo, del dinero como medio, de las mentiras que llevamos a cabo para soportar un estatus. Pero también de madres que no soportan a sus hijas y de hijas que no soportan a sus madres porque no se parecen a ellas, sino todo lo contrario.

Sólo nuestra heroína, quien me recuerda inevitablemente al Ignatius de “La conjura de los necios” parece apartarse de esta clasificación. Josephine es el elemento distorsionador, la romántica e idealista que no comulga con estos valores, por lo que entra en constante conflicto con los demás. A esto se le suma que ha echado a su marido, en paro, de la casa, debe soportar una pobre autoimagen de sí misma, y entra en continuos conflictos con su hija, una adolescente, depredadora y materialista, pero completamente adiestrada sobre lo que debe hacer para ser alguien en la vida.

La novela ambientada en el Paris actual nos lleva a un divertido entramado de relaciones sociales, madre, abuela, tía, cuñado, sobrino, vecinas, amigas se mezclan y enredan en el devenir cotidiano. Escrita en un presente actualizador y con un humor muy francés, la novela se lee rápido y consigue su propósito, levantarnos una sonrisa.

Diálogos abundantes y vivaces, personajes que todos reconoceríamos en nuestras propias vidas, se unen en un glamoroso ambiente parisino, a veces, convertida en una jungla.

Se ha tachado esta novela de femenina, escrita por mujeres y para mujeres. La autora no se molesta por ello. No le interesa el mundo de los hombres, tal como dice en la entrevista. Los hombres se han quedado atrás, agazapados y retraídos, le interesa la vida de las mujeres, qué piensan y qué desean, aunque esta se parezca cada vez más a la de los hombres.

Entretenida, amena y fácil de leer. Se entiende que haya sido el libro más vendido más en Francia desde hace mucho tiempo. Se echa en falta mayor profundidad en algunos personajes y eliminaría algunos acabados demasiado literarios, pero en definitiva una novela recomendable si sabemos sacarle una enseñanza: El dinero puede ayudar a tener éxito pero no asegura la felicidad. En esta de resaca de desbordante éxito del Partido Popular, no está de más recordarlo.

Comentarios

Susana Peiró ha dicho que…
Éxito y Fracaso...esos dos impostores que manejan a latigazos nuestro mundo. Voy por ese libro Ico y te agradezco mucho el artículo.
Un abrazo guapa.
Nosu ha dicho que…
me he leído las dos partes, en la segunda se le va más la olla con ciertas cosas, pero los personajes están más definidos.

En la primera, cada uno tenía sus fracasos, te deja con el sentimiento de ¡¡¡espabila!!! y cada uno lo va haciendo, a su modo, como puede.
Lector indignado ha dicho que…
Es un coñazo de novela, ñoña, aburrida, insípida y mala.
chalyvera@gmail.com ha dicho que…
Voy a poner mas atencion al color de sus ojos.


Besos
LaRepo ha dicho que…
Toda lectura tiene moraleja, bien lo sabes.
mjromero ha dicho que…
No conocía este libro ni de oídas.
Gracias por tus impresiones.
Un abrazo.
Belén ha dicho que…
Lo leeré, pero creo que cada uno tiene su forma de saber el éxito...

Bsicos
MAGAH ha dicho que…
Aja!
Bien, lo tendré en cuenta con los reparos correspondientes!
Butterflied ha dicho que…
¡Ico, gracias por tu comentario! "El Amor En Los Tiempos Del Cólera" me lo han recomendado varias veces, sobre todo una amiga a la que le gusta mucho García Márquez. A ver si me lo leo yo también, que me he quedado fascinada con este hombre.

Un abrazo fuerte desde mi rinconcito en Huelva. :)