La vida en la mar


Hoy ha pasado mi sobrino por casa. Vive en Lanzarote pero ha viajado hasta las Palmas con la intención de echar unos currículos en algunas navieras y en el Puerto. La situación está aquí tan mal como en Lanzarote. Pero todo es cuestión de intentarlo. Se sacó hace poco el título de mecánico naval. Me cuenta cómo ha sido su experiencia haciendo prácticas en un atunero, de los pocos barcos que quedan en las islas.

Los barcos de pesca son propiedad de los armadores, los dueños de las cofradías, de los sindicatos, en fin, los cuatro ricos de la isla. Miden alrededor de treinta metros de eslora y donde las condiciones de trabajo son poco menos que infrahumanas.

Me cuenta que trabaja prácticamente las veinticuatro horas. Nunca hay hora para captura, se empieza desde bien entrada la madrugada y no se sabe cuando se acaba, por lo que se duerme apenas tres o cuatro horas al día, en una especie de camarote o recinto más parecido a un ataúd por sus dimensiones donde rechinan todas las tablas del barco con un estruendo atroz al vaivén del oleaje. Había noches de mal tiempo donde nadie dormíaq.

El barco es una cáscara de nuez que se mueve todo el tiempo, no hay comedor por lo que hay que comer en una caldero en cubierta a expensas de que una ola te moje el alimento.

Las duchas de agua dulce están restringidas, sólo está permitido bañarse cada cuatro días. Cada quince o dieciocho días vuelven a tierra a descargar el atún y a aprovisionarse de víveres y de gasolina. En los dos días que están en tierra uno es para la descarga y avituallamiento del barco, por lo que en realidad, sólo descansan en un día. El trato por parte del patrón me cuenta era denigrante, y más si eras inmigrante, reciben insulto por el sólo hecho de serlo. Aún así éstos tienen más suerte a la hora de ser contratados, pues, según convenio los armadores deben pagar un tanto por ciento de la zafra a sus trabajadores. Por este motivo, los armadores, dueños de los barcos y quienes reciben todo tipo de subvenciones prefieren contratar a inmigrantes a quienes no pagan este porcentaje so amenaza de no volver a contratarlos. El sueldo mensual era de 960 euros. Como él estaba en prácticas le pagaron, en igualdad de condiciones, 900 euros por los dos meses.

Este es un video que grabó con el Mobil sobre la captura del atún. En él se ve claramente como alimentan a la carnada( normalmente sardina o caballa) con la propia carne del atún molida y luego se echa viva para que el atún acuda. Una vez que está acude la presa, se pone la carnada en el anzuelo que el pez muerde, quedando atrapado en la caña. Una vez a bordo, se le da un golpe seco en la cabeza al atún con un mazo para que muera. Cruel naturaleza, sin embargo, no menos que la vida del hombre de la mar en estos tiempos.


Comentarios

emejota ha dicho que…
¡Que lugar tan duro han tenido algunos para nacer. Su lucha por la supervivencia mucho mayor les hará más fuertes, es el único consuelo. Beso.
Raquel ha dicho que…
Me gusta mucho escucharte contar todo esto. A pesar de la dureza, que es la realidad. Sé un poco de esas condiciones por amigos que pescan salmón en Alaska. Hay cosas que acortar distancias.
Besos
TORO SALVAJE ha dicho que…
Volvemos a la esclavitud.
Tanto esfuerzo de tantas personas durante tantos años para nada...
Me desespero.

Besos.
Butterflied ha dicho que…
Ay, Ico... Si yo me lo pudiera permitir, ya estaba en Canarias buscándome la vida, que muchos de mis compañeros enfermeros han empezado allí y les ha ido genial... Pero es que hasta para trabajar hace falta dinero y me siento más atrapada aquí...

En fin, poco a poco y tiempo al tiempo... Un beso.
mjromero ha dicho que…
Pues antes en la mar se ganaba muchísimo, sobre todo los que se iban por dos o tres meses..., ahora cada vez hay menos caladeros o como sea eso.
Pero es que me da mucha pena de los atunes..., qué quieres que te diga, y eso de tirar carnaza...,
pero los armadores son un tanto 'cabrones', eh?
Un abrazo.
Belén ha dicho que…
Es una vida dura... sin duda

Besicos de vuelta
SUSANA ha dicho que…
Los esclavistas de antaño no desaparecieron. Apenas estuvieron un tiempo amordazados por el corsé de la civilización.

Rosa Parks, aquella Mujer que se rebeló contra la discriminación en USA- advertía que debemos trabajar todos los días para cuidar los progresos de la Humanidad. Y vemos que tenía razón, apenas una crisis y retrocedemos siglos.

Qué tristeza Querida Amiga.
cereza ha dicho que…
Ültimamente tengo la impresión, que retrocedemos en el tiempo hasta aquellos años que se trabajaba por la comida.
Es una pena pero tengo esperanza en que pasado un tiempo, mejoraremos, espero.
MAGAH ha dicho que…
El hambre, la falta de trabajo y educación nos hace esclavos.
Esilleviana ha dicho que…
Siempre habrá sido así de dura la vida del pescador, solo que la inmensa mayoría la desconocíamos. ¿realmente se puede hacer de otro modo? se puede capturar los peces, atunes en este caso, en otras condiciones? es un trabajo supeditado a la temporalidad, a los meses de abril a septiembre?
Los trabajos con animales y sobre todo, condicionados por la vida de éstos, resulta muy oprimido.

Me ha impresionado esta lectura.

un abrazo
PD: gracias por tu visita, es siempre muy agradable leerte.
chalyvera@gmail.com ha dicho que…
El esclavo es complice del esclavista.

Besos
VeroniKa ha dicho que…
muchas gracias por tu visitas :)

besos
maslama ha dicho que…
hola ico;
gracias por esta dosis de realidad. No tengo ninguna conclusión moral, sólo mucha rabia en la boca. Que con toda la riqueza que hay en este país al mismo tiempo sigan existiendo estas situaciones ya dice mucho sobre lo frágil del progreso con el que se nos llenó la boca, tanto en un sentido material como moral. Son estos jóvenes los que en realidad tendrían que levantarse alguna vez, ellos sí sabrían exactamente que pedir.

un abrazo para tí y para tu sobrino,