Consuélate con el jodido amor


Una película es una sucesión de imágenes, de escenas concatenadas en el tiempo en donde abunda por encima de todo los diálogos. A no ser que sea japonesa y se hable poco. Pero todos estaremos de acuerdo en que un libro no es una película. Aunque algunos aún no sepan la diferencia y hagan un libro como si escribieran un guión de cine, y se queden tan anchos. Es decir, una escena tras otra, de diálogos, mucha conversación, en un lenguaje coloquial. Poco más. Lo peor de todo esto es que la gente los lee y encima piensa que es literatura, y les gusta.

Hablo de “El Consuelo” de Anna Gavalda. Un guión para una película que dice ser un libro. Entretenido, vaya. Como una película de mediodía de serie B de domingo. Debe ser que ahora como se lleva la mezcla de géneros, de realidad y ficción, novela y ensayo, este debe ser un nuevo género híbrido llegado de Francia, siempre tan novedosa. Algo así como: escriba usted un libro para todos los públicos como un guión de cine, no importa el estilo, hágalo del modo más rudimentario. Y claro Ana Gavalda lo hace, entonces podemos deleitarnos en su fino estilo.

“Flipó tanto que ni siquiera se atrevió a seguirla” (pag 357)

“Estaba de verdad perdidito. (…) le costó dios y ayudar encontrar la manera de abrir su puto saco de dormir y se quedó roque sobre un somier de moscas muertas.” ( pag 482)

Eso sí que el amor sea el tema central, por ejemplo la pérdida del amor como problemática única y que se resuelva con un encuentro, bucólico y pastoril, del amor al final. Que el lector no se preocupe por otros temas, eso de la dignidad, la justicia, la igualdad, bah, para qué tratar temas espinosos. Además, la revolución francesa ya se hizo, ahora interesa entretener, consolar de la pérdida de la dignidad, qué importa que cada vez seamos más esclavos o más temerosos, o más dirigidos.

Por eso en el “El consuelo” el protagonistas es guapo y ricos, pero hastiado, con ese hastío parisino, tan chic, de lo tengo todo y no soy feliz, hasta que encuentra a la mujer pobre y bella, rodeada de niños adoptados en medio de una granja derruida en las afueras. Todo muy bucólico, eso sí. A ellos no les afecta el paro, sólo les falta el jodido amor de novelas para ser eternamente felices.

Esto es lo que vende parece ser. La generalización de lo superfluo. Una dosis de romanticismo edulcorado y encontramos el grial que nos de el consuelo de la felicidad. En fin, esto ya no es una crítica de un libro, además la gente no lee libros en fiesta. Tampoco cuando se acaba la fiesta. La gente sencillamente no lee y si cuando lo hacen toman un guión de cine por un libro, se corre el riego de seguir pensando que seguimos estando en una película y que sólo basta esperar a que el jodido amor nos llegue para darnos la felicidad. Justo para mantenernos entretenidos con grandes ideales envuelto en pequeñas dosis de conformidad.

Comentarios

BO ha dicho que…
a mi me gustó ;0)
mjromero (alfaro) ha dicho que…
Ácido...

No lo conozco, pero he leído guiones de M. Duras que me gustaron, incluso algunas de sus novelas, con esos diálogos cortantes en un tiempo muy determinado. a veces la vida también es así, diálogos breves, ausencia de palabras.
Me gusta lo que dices, por la fuerza y la contundencia con que lo dices, parece una novela rosa, y da sensación de hasta de cursi...,
Feliz año.
Un abrazo.
alejandra ha dicho que…
El vacío de la sociedad en la que vivimos y la que tenemos que seguir casi sin tiempo para pararnos y reflexionar, las prisas, una existencia basada en consumismo y carencia de valores... A veces sólo necesitamos un escape, y el amor siempre es una buena válvula para no pensar.
Claro que no creo que te refieras a autoras como Margarite Duras y su amante o su moderato cantabie… Pues jamás podría ser tildada de simple, pese a sus frases cortas, y su forma de comunicar en apenas 164 páginas verdaderas obras de arte. Y la cual conocí gracias a ti… ;)
Este libro no lo he leído, por lo que no puedo juzgarlo ni evaluarlo, aunque evitaré su lectura.
Mármara ha dicho que…
Estoy entre el vómito y la indiferencia más absoluta. Me dacanto por esto último: estoy hasta la punta de la caipirinha del temita.
Gracias por el comentario, uno que me ahorro.
TORO SALVAJE ha dicho que…
Que te devuelvan el dinero y una indemnización por los daños sufridos.

Menudo desastre.

Besos.
dintel ha dicho que…
Feliz Año y todo eso.
aminuscula ha dicho que…
Ico, qué miedo me das cuando te pones a criticar un libro. Este veo que te ha "gustado" especialmente.

Bien, aparte de esto yo venía a felicitarte el nuevo año. Que tengas un feliz 2011 y sigas haciendo temblar a las autoras de tres al cuarto.
Pena Mexicana ha dicho que…
Pero vamos a ver niña, si te ha disgustado tanto porqué lo has leído todo? ¿página 482?

en fin, feliz año, que sea tan bueno para tí como espero que lo sea para mi ;)

besitos
E ha dicho que…
;)
qué lucidez...
40añera ha dicho que…
Recuerdo que hace un tiempo a esto le llamaban "rosa" y escribir este genero no era escribir. En fin, aunque sea esto tal vez es un consuelo que por lo menos se lea no?
Te deseo lo mejor para esta noche y los 364 días restantes
Estaré por Telde hasta el 10 qu pillo Avion .
Un Besote guapa
Beelzenef ha dicho que…
Eres realmente valiente por haberte acabado el libro, si tan poco te ha gustado. Pero está de moda, por desgracia, la insustancialidad en novelas, películas y demás
muchacha en la ventana ha dicho que…
Hay cosas que tardan en llegar o que incluso no llegan.

un saludo
Belén ha dicho que…
Escribir sobre el amor sin que se caiga en los lugares comunes es algo complicado... por eso hace mucho que no leo (ni veo) pelis de ese tipo...

Besicos
Riada ha dicho que…
Hola, Ico, feliz año nuevo. :)

Leí "El desconsuelo" hace tiempo, hará dos o tres años y me gustó, dentro de la literatura amable, la que no te complica la vida, la de no pensar mucho, pero que resulta agradable de leer.

Anna Gavalda tiene un determinado público lector que la sigue, entre el que me encuentro. El último libro suyo que leí : "La sal de la vida" es el que menos me ha gustado. Pero por ejemplo "La amaba" me encantó.

Ya sabes, para gustos: colores. :) :)