Nada es imposible



Mi 1ºD es el tormento de este curso. Cuando veo entrar en la sala de profesores a algún profesor frenético, hablando sólo y con un parte en la mano, sé que viene probablemente del primero D. Cuando dos profesores nos encontramos, acelerados y con pintas de estar a punto de un colapso, sé, a ciencia cierta, que acaba de dar clase, al 1º D.

Algo bueno. Este año el grupo educativo de primero D está más cohesionado que nunca, nos desahogamos en los recreos, nos escuchamos, sólo con la intención de poder hablar y descargarnos pues siempre tenemos alguna queja que dar del 1ºD. Y nos es para menos, en el 1º D han puesto a todos los alumnos disruptivos y repetidores del centro, con lo cual es una bomba de relojería que está a punto de estallar.

Dejando de lado los criterios pedagógicos, discutibles, que ha llevado a cabo tal segregación, mi 1º D se ha convertido en un reto, una posibilidad de cambio, una continua renovación de la metodología, donde me pongo a prueba cada día. Con ellos de nada valen los antiguos métodos, los cuadernos de clase o los libros. Muchos llegan sin desayunar, como para traer un lápiz dos días seguidos. Algunos no saben estar en clase sin insultar al compañero, o permanecer sentado veinte minutos. Así que, cada día cada, cada tarde, cada semana, ando volviéndome loca pensando qué hacer con esta clase.

Y sin embargo, siempre tengo la sensación de que aprendo yo más de ellos que ellos de mí. Por ejemplo, he aprendido a identificar los distintos grupos de rap del momento, a improvisar versos rapeando, a escuchar sus versiones destroyer sobre la poesía de Miguel Hernández, a entender que hay días imposibles y no pasa nada, a volorar lo que les llega y lo que no, a respirar veinte veces antes de decir nada, ,a mediar en más de una pelea, a entender sus razones, a entender las mías y no desesperarme.

En fin, entro en el aula como Santa Teresa, nada me afecta todo me influye, casi voy camino de ser un buda feliz. A veces, me siento como Colón ante un territorio virgen. Mi primer descubrimiento. ¡¡Eureka, ¡¡ ante el ordenador se hipnotizan. Así que cuando me toca a última hora nos vamos a la sala de ordenadores.

Hoy he descubierto que les gusta el teatro, meterse en los personajes. Uno ha hecho de mujer con voz de falsete, otro se ha metido tanto en el personaje que se ha levantado, ha ocupado el centro de la clase y ha recitado su diálogo con verdadero entusiasmo. Ante tanto éxito, (dios casi veinte minutos leyendo e interpretando). Les he propuesto que hagamos nosotros un teatro. Entre todos inventaremos el guión, crearemos los personajes, e intentaremos interpretarlos. Todo eso sin matarnos. Que dios me coja confesada.

Comentarios

Aengus Og ha dicho que…
Me encanta tu optimismo.Tu propuesta es muy valiente.Me gusta creer que aún quedan personas así,sobre todo si son docentes.
El Drac ha dicho que…
¡Vaya! nunca me imaginé que pusieran tanto interés en los alumnos, pensé que cuando les enseñaban lo hacía siempre generalizando. ¡Qué bonito! Me alegra que sean así. Un gran abrazo, una vez nosotros de colegiales, realizamos una pequeña actuación en la que nos representábamos a nosotros mismos (uno representaba o imitaba al otro); con nuestras andanzas e inquietudes, nos sirvió mucho porque pudimos vernos nuestros errores y en algunos casos nos sentimos hasta ridículos en lo que hacíamos. Felicitaciones!!
Frabisa ha dicho que…
Icoooooooo, jjajajjaja, perdona que me ría, pero es que "mi" Eduardo tiene este año un primero D igual que el tuyo, pero por distancia geográfica, me consta que no es el mismo, jajajajjaja. Y me hace gracia la coincidencia porque él tiene todos los años algún alumno que ocupa parte de nuestras conversaciones durante todo el curso, pero desde que le conozco hace más de 10 años, nunca ha tenido UN CURSO ENTERO, jjajaja, y mira por donde, éste año lo tiene y es el D, como el tuyo. Y oyeeeeeee, que todo lo que cuentas me suena no sabes cómo, jajajja.

Ánimo, toneladas de ánimo, no sabes cómo os compadezco.

besitos
alicia ha dicho que…
Siempre hay un primero D en todos los centros... A mí me tocó ser alumna en una de esas clases conflictivas. Recuerdo a una profesora que se dio de baja por ansiedad y todo porque no aguantaba el stress de enfrentarse a mi clase. No sé.. la verdad es que algunos alumnos son tan difíciles... Pero lo peor era que la mayoría de los profes los daban por perdidos y esa era su única manera de pasar el rato en clase: incordiando.
Me parece genial tu iniciativa del teatro. Todo el mundo tiene pasiones. Solo hay que saber pulsar las cuerdas precisas.
Un abrazo y muchas felicidades por no rendirte.
Anónimo ha dicho que…
Tu eres la gran excepcion, pues los maestros que conoci son la gran decepcion.


un beso
Incógnita ha dicho que…
Tu 1º D ha tenido mucha suerte. El destino les ha puesto delante a una profe capaz de ver la educación de un modo nada encorsetado, que se adapta al terreno y se preocupa por encontrar recursos imaginativos para esos chiquillos desmotivados que seguro tienen muchas cualidades por explotar. Igual has dado con una de ellas: la interpretación teatral. Me inspiras mucho, gracias incomensurables.
Begoña Leonardo ha dicho que…
Felicidades por lo logrado y por lo que vas ha lograr. Eres ahora una estrella para ellos, su guía. Seguro que aunque no todos, alguno habrá que sepa apreciarlo con sinceridad.

Besos y achuchones
frida ha dicho que…
tamabién yo tuve una vez un 1ºD(en mi caso fue un 2ºD)y, como tú dices, es un reto cada minuto,un aprendizaje continuo y un cúmulo de sensaciones y vivencias.ánimo con el teatro, seguro que saldrà bien.Los alumnos "especiales", pueden ser un reto y yo estoy convencida que tienen unas posibilidades inmensas!!!
Belén ha dicho que…
Punto número uno: Qué guapa estás en la cabecera...

Punto número dos: Me gusta que metas el teatro en las actividades de los chicos, ya verás qué bien

Besicos
Candela ha dicho que…
Muy buena idea la del teatro. Creo que puede funcionar.
Beelzenef ha dicho que…
El teatro es la mejor terapia para los imposibles. Me gustaría tenerte como profesora, sería curioso aprender mutuamente
Pena Mexicana ha dicho que…
Aunque cuesten mucho trabajo, grupos como el que describes son los que dejan más satisfacciones... enhorabuena por tu compromiso

besos
Ariadna ha dicho que…
Animo Ico, Me imagino el reto al que te enfrentas día a día. Mi clase era la peor, 1ºC...y eso que se supone que eramos un conjunto de niñas bien d eun colegio de monjitas, pero hija no sé si eran las hormonas o qué aquel año, la liamos parda. Hubo varias profes que cogieron la baja, de los nervios las pobres. Yo era de las buenas, muy timida y eso, pero fui espectadora de una auténtica batalla cada día...

Y sabes? El teatro también fue la respuesta!

Ánimo y coraje
Butterflied ha dicho que…
Me parece precioso lo que haces con esos chicos y chicas, cualquiera en tu lugar se limitaría a soltar la retahíla que tocase cada día y si te he visto no me acuerdo, pero tú te implicas y eso me llega, me encanta que quede gente así y que seas capaz de reconocer que tú también puedes aprender cosas de ellos.

Mucho ánimo con esa clase, Ico. Un beso.
Anónimo ha dicho que…
A mí me encantan estos chicos. Son pura vida, con sus problemas y sus historias.
Disfruta del reto, piensa una cosa y te ayudará a trabajar con ellos. En el fondo no son tan distintos de tí y de mí, les gusta que les escuchen, les presten atención y sentirse queridos, que son importantes para alguien. En ese sentido somos iguales, aprovecha esto y quiéreles. Verás como aprenden.
Eso sí, jaja, no te olvides de llenarte la bañera a final de semana y hacer "oooooooommmmmm, relax", pero sobre todo disfruta con ellos, de verdad. Aprovecha todo tu potencial y regálaselo a los chicos.
Un abrazo. Pásalo bien.
SUSANA ha dicho que…
Sos docente por definición, es por eso que has encontrado una forma excelente de atraer la atención de los revoltosos.

El teatro, antes y ahora, permite ese encantador cambio de caretas y una necesaria mirada interior. Estoy muy segura que viviràs fuertes episodios emocionales con esos chicos.

Que la fuerza te acompañe guapa!
Dra. de Blanko ha dicho que…
upale"!!!! te ves re linda en este cambio de imagen!!!
aminuscula ha dicho que…
Mucha mierda! (con perdón, ya me entiendes). Y enhorabuena por haber encontrado algo por donde entrarles.

No se sabe como saldrá la obra, pero el proceso seguro que será fascinante.
Anónimo ha dicho que…
¡Bien,coño,bien!
Mary Sapiens ha dicho que…
Incitales.Provocales.
Yo recuerdo que a mi en el instituto, lo que me obligaban leer me parecía un auténtico "tostón". Ya sé que se debe cumplir un programa, pero es que hay libros que a ciertas edades "des-crean" afición a la lectura.
Hay novelas, historias, teatro que puede llegarles, ... Encuentralas ... ellos no lo saben aún, pero están deseando descubrirlas.
-Un buen profesor/a no se olvida jamás, te aseguro que puede cambiarte la vida-

P.S.: Me encanta leer tu blog
Mary Sapiens ha dicho que…
Tal vez soy algo osada (no de oso, eh!) o quizá imprudente, me vinieron a la cabeza:
- Los renglones torcidos de Dios
- Tuareg

(Gracias por ser la primera ... todo está en proyecto y experimentación, y está bastante cutre el tema. Has sido una Valiente-abriendo camino, cómo "las güenas!!"-)
Un saludo
Mármara ha dicho que…
Has estado regia, ahí, coscándote de su gusto por el teatro. Tengo un compañero que lleva muchos años haciendo teatro con sus cursos y le da un resultado bárbaro.
Es una oportunidad para demostrar que son capaces de hacer algo bien, para sentir que no son el puto desastre que todo el mundo dice que son.
Ya verás como es un éxito. Ya nos lo contarás.
oliva ha dicho que…
Esto sí que me resulta admirable: ser, hoy día, profesor de Secundaria Obligatoria. Ser maestro de Primaria y aún mejor, de Infantil es una niñería y un juego entretenido frente a las funciones y tareas que desarrollan los profesores de ESO. Por tanto, enhorabuena por tener ilusión e pensar en actividades motivantes para tus alumnos, como el teatro.

Un saludo.
Nefer ha dicho que…
Me gustaria felicitarte por tu labor, la verdad que la paciencia en ocasiones es difícil pero siempre hay algo "posible" dentro de ese "imposible".
Besos