La perversión del amo

La puerta del fondo es la novela de una superviviente, Cristiane Rochefort, (Paris, 1917- 1998) sobrevivió a la peor guerra, la que se hace sin armas, de la que nadie sale indemne: el abuso sexual. La autora se atreve a hablar de sí misma, de cómo sobrevivo a este hecho.

Este es el valor del libro, el testimonio de una superviviente de los abusos sexuales de su padre. No es un lectura amable, ni siquiera buena literatura, sin embargo es un libro necesario, un testimonio que narra lo que muchas personas silencian durante toda la vida, ya sea por la vergüenza o queriendo llegar al olvido.

La autora francesa se aferra a su propia historia en “La puerta del fondo” para reconstruir su pasado de forma fragmentada, escindida, dividida porque cuando sufres algo así, no puede hacerse de otro modo. Tu vida queda esparcida en trozos como si una bomba hubiese descompuesto tu cuerpo y nada vuelve a ser lo mismo. La mente se separa del cuerpo para no sufrir y nunca más vuelve a unirse. El cuerpo, que es utilizado sin tu consentimiento, ya no forma parte de ti. Y la mente, la imaginación es el único refugio posible.

Nadie se recupera de esto, dice la autora. El niño, la niña, la persona que ha sido abusada sexualmente de niño jamás se recupera, nunca más podrá confiar en nadie, porque es precisamente la confianza lo primero que pierden. La confianza en la familia, en los otros, en el amor, pero sobre todo en ellos mismos.

Libro cruento y despiadado que desprende rabia, dolor contenido, pero también necesidad de justicia, de explicaciones. ¿Pero cómo se explica un acto como este? Cristiane Rochefort nos despeja por medio de diálogos fragmentados, desde la voz de la niña asustada o la adulta despiadada los artificios del abusador, las estrategias que usa el pederasta.

La manipulación y el secreto son las armas perversas del amo que esgrime contra la víctima. Sin embargo, lo peor de todos es la soledad, nadie cree a un niño, repite sin cesar, la autora. Y de ahí la perversión del amo, que consiste en hacer creer a la víctima que la culpa es sólo suya y si habla otros sufrirán por su causa.

Cristine Rochefor nos cuenta, en una especie de catarsis, sobre el silencio, y de todo lo que nuestra amable sociedad oculta y no se habla.

La autora colaboró, entre otras muchas cosas, con Simone de Beavoir en la creación del movimiento de liberación de la mujer en Francia.

Comentarios

felicitat ha dicho que…
Uf!, profe. Este si que me lo apunto.

Todavía seguimos sin escuchar, sin hablar...

Hice un comentario en una entrada que hablaba sobre la pederastia en la Iglesia, un acto brutal e insostenible por ser quienes llevan la palabra de la fe para los cristianos. Pero al tiempo, cómo pueden padres o madres cometer tal aberración con quien sale de sus entrañas?
Y tú, que estás en el mundo de la educación, cuántas veces habrás escuchado estos actos en más de un profesor... y así sucesivamente, se sigue sin hablar.
Una lástima para quien lo sufre!
MAGAH ha dicho que…
Tema fuerte Ico, pero con solo una arista, el dolor eterno como compañia, hasta el ùltimo dia de la vida.

Abrazo
Mori ha dicho que…
Vaya, parece que me has leido la memoria... lo leere sin falta.
un besote!
Filomena ha dicho que…
Ay, Ico, mi querida Christiane Rochefort! Sabías que firmaba siempre como Dominique Féjos hasta que publicó el famoso "descanso del guerrero"?? Novela que por cierto tiene una adaptación al cine espectacular con Brigitte Bardot como prota :-) Grandísima mujer ésta...No conocía este libro ni esta historia: me la apunto! Que alguien pueda describir con palabras un trauma de ese tipo...uff!! Desgarrador.
Anónimo ha dicho que…
No puedo con estos temas, me derrumban por completo.
nocheinfinita ha dicho que…
Estos abusos me parecen lo peor.

Tremendo testimonio, por lo que cuentas. Me lo apunto. Gracias.

Un beso

noche
Lenteja ha dicho que…
Doloroso sin paliativo alguno este tema, tomo la reseña para leerlo Ico.
Sin embargo, es absolutamente asombrosa la capacidad que tenemos para sobreponernos a todo , incluso a este tipo de abuso en la edad de desarrollo y confianza en el ser humano... yo lo he visto varias veces en el caso de niñas solamente ( no sé qué variables hacen diferente si es niño), y cómo en unos años hay avances pequeñitos, pero esperanzadores. Eso sí, la intervención debe ser muy específica y muy a largo plazo.
A mí me llegan cuando ya son casi adolescentes, a veces me gustaría mirar por un agujerito y verles en el futuro...
Besos. Lenteja
*( Te hice un petición de libros recomendados... recuerdas?...)
Besos. Lenteja
emejota ha dicho que…
Me produce un enorme dolor. No se me ocurre que algo así hubiera ocurrido en mi familia. Solo pienso que si me hubiera ocurrido por nacer en el seno de otra familia, manteniendo mi personalidad, ...por mis muertos que antes o después me habría vengado. Sería una forma de soltar presión. Así de claro, así de duro. Un fuerte abrazo.
Ter ha dicho que…
"Tu vida queda esparcida en trozos como si una bomba hubiese descompuesto tu cuerpo y nada vuelve a ser lo mismo. La mente se separa del cuerpo para no sufrir y nunca más vuelve a unirse. El cuerpo, que es utilizado sin tu consentimiento, ya no forma parte de ti. Y la mente, la imaginación es el único refugio posible"


Sólo hay un camino, recuperar la palabra, la memoria y el cuerpo (no tengo ni idea de en que orden).
Un beso Ico
Belén ha dicho que…
Es un tema muy duro, la verdad... y esta mujer seguramente necesitaría espantar los fantasmas escribiendo, lo cual también tiene su valor...

Besicos
Ico ha dicho que…
Lenteja lo siento, me pongo a ello, se me había pasado por completo. Saludos a tod@s
SUSANA ha dicho que…
Desde hace un buen tiempo, tengo a Cristine Rochefor bajo la lente, y entre otras razones, me falta leer este libro para dimensionarla. Te agradezco mucho-mucho el artículo, es necesario tocar este tema una y mil veces.

Quiero recomendarte muy especialmente que veas "Anónima, una Mujer en Berlín". No sé si es una gran película, creo que la evaluación no pasa por la cinematografía. Sí aparece como un testimonio sincero y doloroso de la "perversión del amo", uno, muchos. Y el Silencio, Ico. Un silencio que para el caso de las mujeres alemanas duró más de medio siglo. No te la pierdas, por favor, si acaso aún no la viste.

Un Abrazo Amiga!
Ps. C. Alma ha dicho que…
He estado visitando tu lindo espacio... por otros "motivos" me encontré con él... y mira leo esto ahora... Me seria "útil" leerlo...

Me gustaría una visita tuya por mi blog... Me gustaría leer un comentario tuyo... SERIA UN GRAN PLACER!
DE VERDAD!

Saludos del Norte de México.
Alma
Luis ha dicho que…
Que terrible verdad eso de que a los niños no se les suele creer, y a veces ni oír, y que desprotegidos quedan.
Interesante comentario.
Besos.
Luis ha dicho que…
Ah.. por cierto, buen blog Alma ;)
lemaki ha dicho que…
He buscado sobre este libro. Sé que con tu excelente y bien desarrollado post no es necesario saber más sobre este libro y acerca de este tema más habitual de lo que pensamos: el abuso a menores, sin posibilidad de defenderse, de protegerse, es un tema muy duro, pero existe...

y hallé: ""Tú y yo tenemos una relación maravillosa. Una relación privilegiada. Deberías apreciar la suerte que tienes". Utilizaba habitualmente las amenazas para preservar el sereto: amenazas sobre la vida de la madre ("...porque si tu madre se entera, se tirará por la ventana"), o sobre la credibilidad de la hija ("no te creeran, querrán pruebas que tú no tienes. Se reirán de ti y tendrás suerte si no te expulsan")".

Siempre manipulando, aprovechandose de mentes sin formar, es un delito muy grave, debería estar más vigilado...

Me agradó esta lectura, a pesar del tema.

saludos.
Anónimo ha dicho que…
Hola, acabo de encontrar este blog por casualidad buscando información sobre Christiane Rochefort.
Yo me estoy leyendo "Les petits enfants du siècle", libro suyo, y de momento me parece genial. Es un poco triste, pero lo es porque refleja una realidad dura. Os lo recomiendo (aun sin habérmelo acabado). Un beso desde Castelló de la Plana.
Marta
Núria ha dicho que…
Leí el libro hace ya muchos años;por suerte,yo puedo afirmar,con conocimiento de causa, que no es cierto que la recuperación sea imposible;es difícil,pero una va saliendo y llega un día en que aprendes a confiar;después de mucho dolor, es cierto, después de muchos traspiés, de pasear al filo del abismo una y otra vez,de coquetear con ideas macabras...pero lo consigues,sobretodo si, como yo,tienes la suerte de encontrar a una persona como la que vive, respira y duerme a mi lado.
Yo confío.De nuevo.