Diario de una profesora

El tiempo está cambiando, el viento ha comenzado a levantarse. Soportamos temperaturas elevadísimas. Extrañas para esta época del año. Eso me recuerda que debo buscar información sobre el cambio climático, sobre lo que estamos haciendo a la tierra. Últimamente todo lo que pienso está abocado a qué hacer con mi primero D. Pienso esto y me echo las manos a la frente Aaron, Aitor, Azael. Una bomba de relojería, el perdido que se rebela, el práctico que no encuentra sentido a nada de lo que escribe, repetidores, todos en el mismo grupo. Qué hacer.

Les explico el modo de trabajar de este año, nada de libros. Sólo una carpeta donde guardar las hojas. Pero aún no ha aparecido ninguno con ella. Qué diferencia con los 1º B tan dóciles, tan niños, algunos no saben ni leer, cómo van a estudiar. He sacado la ropa de la lavadora y la he descolgado, parece que va a llover. A pesar del calor, o seguramente para más. Eso me dijo S antes de ayer. Quería verme pero le dije que no lo sabía, que quería estar relajada, gandulear un poco, leer, escribir.

No le hizo mucha gracia. Hoy has pasado de mí todo el día, me dice. No, me excuso, te llamé nada más salir de trabajar. Dormías. Estabas cansada. Hoy no estoy para nadie como si toda presencia me saturase.

Esta es la sensación más común con la que salgo de clase, necesito estar sola, no sentir más personalidades, no oír más que lo suficiente. Con E es diferente, sabe dejarme sola. Estar sin estar.

S en cambio demanda de mí, aunque sea para quererme o para hacer el amor. Estoy pre-regla. Eso siempre influye.

Mis alumnos me absorben demasiado, es eso, y apenas llevamos tres días de clase. Sin embargo, me apasiona, por eso me canso tanto. No vayas tan rápido, me dice el jefe de departamento cuando me oye hablar con una compañera para coordinar una tarea. Él preferiría que estuviese aún pasando la prueba de evaluación. Como si le hiciera falta a mi primero. Empezar a aburrirse con nombres y verbos.

Mi primero D quiere dinamitar la enseñanza, prender fuego al aula, y yo también con ellos.

Pintura de Óscar Domínguez, Máquina de coser electro-sexual 1934.

Comentarios

mjromero (alfaro) ha dicho que…
Ja.
ja.
ja.
no jajaja...No.
ja.
ja.
ja...
No beberé de su agua, doctor.Es una frase que suelo repetir en determinados momentos. me la regaló un alumno, de esos que llaman (yo, no) 'malos'.
Paciencia.
Anónimo ha dicho que…
Qué mezcla de pensamientos, situaciones, seres... (será la pre-regla, sin duda)
Ico ha dicho que…
Creo que soy una leñadora y yo sin saberlo, solo conjuntos y vacíos..
Victoria Dubrovnik ha dicho que…
Bufff... es que los inicios son duros :)... Se tiene el cuerpo que acostumbrar al ajetreo, a las multitudes, a esa energía explosiva que se derrama en cada paso que dan.... Date dos semanas, y se habrán ido las agujetas profe :)
Gala ha dicho que…
Los primeros días de curso siempre son un poco incendio... También los profes tenemos que aprender a 'estar sin estar' (qué frase tan genial, por cierto.), pero es tan difícil...
Mucho ánimo y enhorabuena por el blog... =)
Minombresabeahierba ha dicho que…
Si le apasiona enseñar, disfrútelo.

No se apure, no se agobie.


Abrazote
40añera ha dicho que…
Los principios son asi cansan, irritan, descolocan, pero son realmente apasinantes
Buen finde
PABLO FRANKO ha dicho que…
Todo tiene sentido cuando es divertido, para el que enseña y para el que aprende. Y si hay que quemar algo, que sea la rutina, no se agobie, lo único que tenemos es un poco de tiempo. Juguemos pues. Un abrazo enorme
mjromero (alfaro) ha dicho que…
Y ahora si jajaja...
Un abrazo.

(es la 2ª carcajada que escribo, la 1ª se ha perdido por la virtualidad)
emejota ha dicho que…
No sabes como te entiendo. Llega un punto en el que no se pueden soportar más presiones. Un abrazo.
Susi ha dicho que…
No quiero cargarte con mis pensamientos, los tuyos los he seguido.
Tienes suerte.
La monotonía no será lo que encuentres.
Tienes ángel, no lo dudes.
Un abrazo.
dintel ha dicho que…
¿Prender fuego al aula? Pero si ya llegan quemados.
Anónimo ha dicho que…
Comentarte dos cosas; la primera es que tengas mucha paciencia y que empatizes con los problemas de esos adolescentres y sus inquietudes siempre te quedará volver a ver la pelicula "mentes peligrosas" jejej y lo otro que quiero comentar es lo importante que es el respeto por el espacio que todo el mundo debemos tener, para hacer las cosas que nos gustan y encontrar esa soledad qeu tanto nos apetece en dias como los que estas viviendo.
Belén ha dicho que…
NO te apures, querida, eso es hasta que te habitúes... ya verás como los verbos salen solos :)

Besicos
Anónimo ha dicho que…
No te preocupes, se te pasará. Los primeros días son duros. Y en cuanto a necesitar el silencio a mí también me pasa después de 24 horas seguidas con los chicos. Por suerte, me lo respetan. Un abrazo y descansa.
Beelzenef ha dicho que…
Siempre he creído bueno conocer el punto de vista del profesor. Resulta difícil para todos
yo misma ha dicho que…
Tiene que ser difícil moverse entre unos sin la motivación adecuada y otros cuyo método de enseñanza no pasen por buscarla para ellos..esto sumado a los tiempos tormentosos y temperaturas asfixiantes..bomba de relojería..no sabes cómo entiendo esa necesidad de única presencia..todo se irá con el viento..un beso.
alejandra ha dicho que…
Nuestros momentos tan necesarios...
Isabel ha dicho que…
Una verdadera profe.
Yo peco de lo mismo que tú. El espacio que luego del trabajo necesito muchos días es demasiado. Esa es la cruda realidad del trabajo. No siempre se lleva bien con la vida no laboral.
Cuando ratratas la tristeza es bellísima tu forma de expresarte.
La alegría se expresa fácil. Lo que no dice nada también.
Un saludo.
felicitat ha dicho que…
Animos profe!, a l@s chic@s siempre les alteran los cambios. Para Navidades ya estara superado y para despues de Reyes a volver a empezar y sigue y sigue....ummmm, una tacita de chocolate caliente sienta de muerte!
Jirafas en Gerundio ha dicho que…
Respira hondo, respira hondo!
evadir-se ha dicho que…
me recuerdas a mi misma.....Calma, el fuego se puede apagar;seguro que tú misma logras que ellos solos consigan hacerlo
SOMMER ha dicho que…
De lo que no cabe duda, es que te apasiona tu trabajo, y eso, a buen seguro, se reflejará en tu quehacer diario.
Suerte para tus alumnos. Algún día, seguro, te lo agradecerán.

Abrazos
Lenteja ha dicho que…
Si es que los Aarones,Azaeles, Vanessas, Jennis... nos absorben, mari, nos absorben; te pones en sus ojos y quieres hacerlo bien porque te sientes responsable no? ainsss... que luego acabas buscándote y ya ni te encuentras... encima septiembre y premenstrual, chica pues cómo vas a estar...
Todo pasa.
Besos. Lenteja
alicia ha dicho que…
Siempre una cerilla a mano, detrás de la espalda para quemar las aulas y comenzar de nuevo. Ánimo con ese timón de barco, esquivo pero que se rendirá a tu tenacidad, seguro.
MAGAH ha dicho que…
Como te entiendo Ico, parece que estos males afectan en todas las latitudes.
Por que a muchos les resultarà tan dificil entender que hay veces que una solo quiere estar solaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa?
Habrà que darles una explicaciòn mèdica, como los sintomas hormonales que suelen afectarnos, posiblemente eso los deje mas tranquilos.

Besos!

Ah! Re linda tu foto de portada!
lemaki ha dicho que…
Tú debes saberlo con seguridad: ¿es peor, en cuanto a comportamiento, 1º que 3º de ESO? Realmente admiro a los/as profesores/as de Secundaria, tratar hormanas vivientes, con sus cambios de carácter, sus llamadas de atención, su rebeldía... tengo un hijo de dieciséis años... ya te imaginas.

Supongo que estar rodeada toda una jornada escolar de adolescentes debe agotar y consumir las ganas de estar con otras personas. Te endiendo pero seguro que tanto S como E, también entienden tu situación y son comprensiv@s contigo.

Leer tus publicaciones es muy grato. Y la pintura muy significativa: hilvanando y rematando nuestro ser...

saludos.