El político idiota

Annus horribilis en nuestras islas, ya estamos a finales de mayo, el día 30 se celebrará el día de Canarias y tristemente hay poco que celebrar, pues tenemos el honor, entre otras cuestiones, de ostentar la mayor tasa de parados de toda España, mientras, la corrupción política, las detenciones de cargos públicos se convierten en asunto cotidiano.
Desgraciadamente, la connivencia entre políticos y empresarios, las comisiones recibidas por determinados favores, las dádivas de empresarios a políticos, el enriquecimiento ilícito y continuado de quienes deberían ser, no sólo la máxima representación ciudadana sino también el ejemplo de honorabilidad se ha convertido en una actividad cada vez más generalizada por esto lares. El tú me das y yo te doy, el intercambio de apoyos ha pasado a ser una táctica rentable para aquellos que, sin vergüenza ni escrúpulos, utilizan la cosa pública para enriquecerse.
La falta de ética de estos políticos es lo que ha llevado a la gente a creer que el político es un tipo listo, un depredador singular, que aprovecha su cargo público para enriquecerse, debilitando de esta manera los fundamentos democráticos y la confianza que todos debemos de tener en las instituciones y en los hombres y mujeres que nos representan.
Sin embargo, no siempre fue así, no siempre es así, ayudaría mirar hacia atrás y reconocer el origen noble de esta palabra en griego. El término “político” designa a aquella persona dedicada a lo público frente al “idiote”, persona dedicada a los asuntos privados, y que más tarde pasaría significar persona sin cultura.
Aunque, actualmente y en muchas ocasiones, ambos términos suelen estar unidos, el política y el idiota, el que trabaja para lo público para obtener intereses privados, deberíamos discernir la diferencia sustancial que hay o debería existir entre ambos. Y comprender que el político idiota, no es un mal menor como algunos ciudadanos pueden llegar a pensar, sino una especie corrosiva que hay que extinguir pues destruye la misma esencia de la democracia y, por lo tanto, la simiente de un futuro saludable.
Por otro lado, esta falta de honradez del político idiota, habla no sólo de su falta de inteligencia, considerándose invulnerable y fuera de la ley, sino también del profundo desprecio que sienten hacia el pueblo al que representan, a quienes creen sobre todo idiota, o fácil de engañar o de convencer.
Deberíamos ser más cuidadosos en justificar desmanes de los políticos con argumentos tan sibilinos como el que, "como todos son unos ladrones, al menos, que roben los de aquí” porque esto no es sino aceptar lo inaceptable, provocar el cáncer del conformismo, de que todo es válido, de que seguiremos votando a un Dimas o a un Soria, porque a pesar del caso eólico o el caso salmón, a pesar de haber estado en la cárcel, por citar sólo unos pocos, es un tío listo y aunque robe, algo para la tierra queda.
Hay que renovar el término del político y separarlo del de idiota, en el sentido clásico y moderno de ambos términos, porque, precisamente son estos políticos idiotas los que nos han llevado a una construcción masiva de hoteles para sacar réditos al suelo, saltándose las normas urbanísticas y pagando después nosotros por ello, son estos políticos idiotas los que cultivaron el monocultivo del turismo como industria principal en Canarias cuando, vemos que cualquier mínimo acontecimiento, las cenizas de un volcán, el cierre de los aeropuerto, la crisis mundial, nos provoca grandes pérdidas en el sector. Son, estos políticos idiotas los mismos que descatalogan especies protegidas para poder seguir construyendo. Los mismos que, en lugar de trabajar en y para el pueblo, se dedican a reclamar en el parlamento cuestiones tan nimias como el traslado de una momia guanche a Canarias.

Comentarios

alejandra ha dicho que…
Comentario desde la república bananera de Lanzarote donde la crisis mundial se afina un poco más en esta pequeña cagadita de mosca que alguien pinto en los mapas. Tu post, me toca tan de cerca, que convivo cada día con el, pendiente de las nuevas detenciones y nuevas investigaciones que ponen en tela de juicio la integridad de mi pueblo, por que somos tan pocos y hay tantos metidos en la misma "mierda", que pareciera a veces que somos pocos los horados y muchos los idiotas... Y políticos... de eso por aquí no he visto.
Gracias por plasmar tu punto de vista...
Ter_Cera ha dicho que…
Me temo que este cancer está extendido por todo el país y es un auténtico círculo vicioso. A mayor idiotez y caziquismo de los políticos más desinterés por la política local, y así campean a sus anchas por todo el territorio nacional.
bur ha dicho que…
jo Ico, pues a mi el término "idiota" me gusta, por que asocio a la sabiduria de los sufis, que se llamaban asi mismos Idiotas....

que si, que te entiendo :))
Jirafas en Gerundio ha dicho que…
Es deseperante, como bien dices, que cada día nos desayunemos un escandalito de abusos por parte de aquellos que rigen nuestros destinos como seres sociales.
Es tremendo que asociemos su profesión a ejercer el poder para beneficio propio, pues "si solo dura cuatro años, en el peor/mejor (según la visión del propio o del que sufre sus apropiamientos) de los casos, lo que me lleve por delante para mí se queda".
Es tristísimo que todos lleguemos a sentir tal desidia ante lo magnífico del asunto, que nos limitemos a decir que son todos el mismo perro pero con distinto collar, y hastiados y asqueados, nos conformemos con lamentarnos de tener una clase política que nos representa de manera tan infame.
¿Soluciones?
SUSANA ha dicho que…
Buena puntualización Ico. En mi tierra también tenemos el triste privilegio de conocer -de primera mano- estos personajes y padecerlos.

Son, definitivamente, el cáncer de la democracia. Y si acaso no se renueva -como proponés- el tèrmino político y se separa del idiota, probablemente terminen siendo uno solo...para mal de todos.

Un Abrazo!
Alson ha dicho que…
La política es como la sarna...
¿Y quien no se arrasca alguna vez?
Martina ha dicho que…
En Valencia ni os cuento y lo peor de todo es que, a pesar de todo, tenemos Rita Barberá para rato. Y a su amiguito Camps también.
Capitán Tormentas ha dicho que…
Coño Ico. ¡Una momia es una momia! Un respeto con los muertos porfi. Y en este país más que la asociación (político-idiota), haría la de (político-espabilao y sinvergüenza), además de…
Morgana ha dicho que…
menudo cabreo me traigo con las operaciones jables y unión, con la descatalogación de especies y demás vainas. Te lo juro, yo, los borraría del mapa, los exiliaría al desierto y allí les pondría a barrer.

Y basta ya de días de Canarias. Escuelas laicas y no nacionalistas!!

Grrrrrrr!
Victoria Dubrovnik ha dicho que…
La cuestión y lo más lamentable es que ya nadie cree en nada... A mi a estas alturas ya no me importa ni el color... Tan sólo una persona que sea honrada... Es lo único que pido... Y por parte nuestra, y me pongo yo la primera, no hacemos nada, absolutamente nada para remediarlo. Nos quejamos, y estamos de brazos cruzados, y pensado que a día de hoy, política es igual a pasta, dinero, a construirte un chalet para ti y toda tu familia... y alé... a continaur tragando... En fin.. Indignante... (bueno.. creo que ya me he desahogado :-)....

Y no es tan sólo Canarias... En mi pueblo es más de lo mismo... Lamentable...
emejota ha dicho que…
No eres la primera Canaria dedicada a la enseñanza cuyas quejas al respecto de sus islas se plasman en su blog. Siento que allá las cosas andan rematadamente mal.
¿Soluciones? Uff, podría dar alguna pero prefiero no hacerlo por escrito, según mi hijo no servirían de nada y lo más seguro es que tenga razón.
Así de pronto solo se me ocurre la desobediencia civil organizada y estructurada.
De todos modos haría falta un mayor nivel cultural de mucha gente. Conviene recordar que son ellos los que nos representan, o sea..... . En fín estamos viviendo el derrumbe de nuestras antiguas y rígidas estructuras y en semejantes circunstancias ratas y todo tipo de bichos suelen aflorar.
Un abrazo Ico, me han gustado mucho tus razonamientos.
yo misma ha dicho que…
En plena crisis y los que deben sacarnos de ella también en quiebra..en galicia también está generalizado..en el reino de los caciques los puestos se heredan..y como vengo a destiempo, aprovecho para felicitarte por esa magnífica extranjera XII, que me ha hecho disfrutar enormemente(para variar)de tu lectura..y a la profesora de raúl..por sus lecciones..
Belén ha dicho que…
Yo creo que esto pasa en toda España, quizá si se vea más en algún sitio puntual, pero el político español es lo peor que hay en hienas...

Besicos
aminuscula ha dicho que…
Y el caso es que esa clase de políticos abundan en todas partes 8no hace falta que te cuente como andamos en la Comunidad Valenciana ¿verdad?). pero yo soy de las que piensa que tenemos a aquellos políticos que queremos, porque un buen político en este momento tendría que hacer propuestas dolorosas para todos y lo que queremos es que lo arreglen todo pero sin que eso no perjudique individualmente. Si los votantes son idiotas, los políticos también.

(Ico, de quién es esta imagen tan interesante?)
Lena ha dicho que…
:(

Un abrazo y un mimo, Ico Ico.
Anónimo ha dicho que…
Buena reflexión para ponerla en un artículo de opinión en los periódicos. Besos. Mar
alfaro ha dicho que…
Estos días me he dado cuenta de qué o quienes son los políticos.
¿Hemos visto a alguno renunciando a algunos de sus sueldos? ¿Y a cuántos 'llevándose el dinero' que no es suyo?
Se les cae la baba hablando d elos pensionistas, funcionarios o parados..., pero con qué babas?
Y qu maleducados, insultándose, sin respetar las reglas de juego, es una clase social aberrante. Yo los dirigiría hacia el río, el primero Berlusconi, el segundo Aznar, y luego ya todos en tropel siguiendo la música de la flauta hacia el río, seguro que el de los trajes y la de los petardos hasta flotan y siguen riéndose.
Ay, ay...
Un abrazo.
Hokke ha dicho que…
Amen.

No sé si será posible extinguir a los sinvergüenzas y sin escrúpulos que, a poco listos que sean, tratarán de situarse allá donde puedan valerse de su posición, contactos, influencias, poderes, para obtener provecho personal. Pero estaría bien buscar y habilitar nuevos mecanismo de control para evitar que se salgan con la suya. Y, por supuesto, indignarnos cuando lo logran, salir a la calle, alborotar, exigir que asuman responsabilidades, que abandonen sus cargos, no olvidar, ni a ellos ni a aquellos otros que pudiendo haberlos controlado y pudiendo ahora exigirles responsabilidades no lo hacen.

Sin referirme sólo al mundo de la política: ¿por qué aceptamos organizarnos de tal modo que se suele premiar a quienes se comportan a la manera de "sinvergüenza espabilado" con puestos de responsabilidad, con dinero, con prestigio, con poder? ¿Por qué aceptamos que en nuestro mundo sea más fácil alcanzar poder y recursos si optas por un comportamiento frío, inhumano, egoísta, poco ético, desvinculado? ¿Por qué nos creemos que no puede ser de otro modo?
Ico ha dicho que…
Hokke me alegro de verte de nuevo, te echaba de menos. Creo respondiendo a tu pregunta que hemos vinculado inteligencia y éxito a traperos y estafadores, estos términos por una degeneración comunicativa o social casi van aunados..Estaría bien hacer lo que dices y que hubiese una regeneración del término pero tendría que empezar por realizarse en la sociedad... Yo, y algunos más pensamos que se puede hacer de otro modo