El amante lesbiano



Está visto que en cuestiones literarias una no se puede llevar por nada. Ni por el título ni por la contraportada, ni mucho menos por las ideas o por la personalidad de quien lo escribe. Todas estas premisas no nos aseguran una lectura placentera.
Abrir un libro es una experiencia tal que ningún fundamento o anticipo nos puede adelantar lo que en él nos vamos a encontrar, de ahí la inutilidad de la crítica. Porque es en ese momento íntimo, individual e intransferible donde el encuentro entre el lector y las letras se produce la comunión casi mística o el rechazo..
Todo esto viene a cuento de la gran decepción sufrida con la novela “el amante lesbiano” de José Luis Sampedro. Había oído una entrevista que le hicieron al autor en la radio y me pareció una persona muy lúcida y muy abierta para sus 90 años. Pensé que era hora de darle una oportunidad a este escritor español del que sólo conocía su nombre. Ni qué decir tiene que me atrajo el título del libro” el amante lesbiano” y lo que decía en la contraportada. Pero nada más comenzar descubrí que nada de lo que decía tenía que ver con el título. Una vez más confirme dos cosas: que soy una incauta y que se puede tener muy buenas ideas e intenciones y escribir un mal libro.
La historia una sucesión de recuerdos de infancia biografiados, adolece de excesivos detalles y descripciones de una época. El discurso se convierte así en moroso y denso dentro de un ambiente irreal, sin tiempo ni espacio. Un escenario simbólico para mostrarnos sus ideas acerca de las variantes del amor o la identidad sexual. No pude acabarla, me entraba un sopor indescriptible cada vez que la leía.
Sin embargo, y es por eso por lo que siempre tengo un libro en retaguardia, todo lo contrario me sucedió con “el baile” de Nemirovsky una novela de apenas cien página que se lee de un tirón. Una deliciosa obra que recomiendo fervientemente, bien contada, con un simple argumento, la venganza de una adolescente contra su madre, pero que nos deja una honda impresión, una inquietud, y sentimientos encontrados acerca de la naturaleza de las relaciones humanas.


Pintura: la lectora de Van goh

Comentarios

Magah ha dicho que…
"...Porque es en ese momento íntimo, individual e intransferible donde el encuentro entre el lector y las letras se produce la comunión casi mística o el rechazo."
No leere el libro de Sanpedro entonces, alguna vibraciòn me hace suponer que tenemos gustos parecidos, pero de este post no puedo dejar de rescatar esta palabras tuyas que he pegado al inicio del coment. por sobre todo por ese concepto de intimidad que hace del tiempo y el espacio algo tan absolutamente nuestro.
Abrazo Ico!
Alson ha dicho que…
A mi, ya sólo el título, me echa para atrás, no sabría decirte muy bien el motivo.
alejandra ha dicho que…
Yo creo que tambien lo empece a leer alguna vez, porque me suena tremendamente el titulo y autor, pero si no lo recuerdo con certeza es o porque tampoco lo termine o porque paso por mi cabeza sin pena ni gloria...
E ha dicho que…
Yo lo intenté hace años y no hubo manera... no lo he vuelto a intentar, pensaba hacerlo, pero ahora ya...
Sin embargo tengo un buen recuerdo de "La vieja sirena" :)
Bur ha dicho que…
Me paso lo mismo que a E, con "La vieja sirena" ...
me compre el libre ( amante lesbiano) pero no me comunicaba nada, quiza sea todo eso una cuestión de momentos y lo que necesitamos cada uno de ellos.
Anónimo ha dicho que…
Ah! Pues nada me fiaré de ti.
Sin embargo, La vieja sirena y La sonrisa etrusca me parecen muy muy recomendables. Supongo que cada libro encaja con unos momentos vitales determinados nuestros. Ahora en concreto me tiene que seducir la obra rápidamente si no abandono enseguida. De adolescente me leía hasta los prospectos de medicinas...
Besos Lenteja
emejota ha dicho que…
Conozco a Sanpedro, es vecino de mi socia, por lo tanto, le visité en su casa (antes que se casara, poco después de su grave operación de corazón en USA)y hemos charlado en algunas ocasiones, amen de haber leido su autobiografía y haber asistido a varias de sus conferencias.
Me gusta como conferenciante, como persona pero no precisamente como novelista. Este libro me resulto directamente malo, fruto quizás de los nuevos derroteros que deseaba emprender, por supuesto lo "destripé" sin apenas leerlo.
Me dijo que construía sus obras como un ingeniero su edificio. Su estilo me recuerda más al profesor de economía que al autor. Un abrazo.
Ico ha dicho que…
Emejota ¿ como construye un ingeniero un edificio? Con técnica pero sin alma? Bur podría responder a eso?Interesante lo que cuentas..
Aún así me apuntó las recomendadas que dan para otra mejor ocasión.
El Drac ha dicho que…
Uh yo igual que un comentarista anterior cuando veo esos títulos un poco "modernos" para mi gusto me abstengo, siento un desapego incluso tratándose de mujeres también. Un fuerte abrazo.
la vecina del quinto ha dicho que…
Yo lo compré en una estación de bus con la intención de disfrutarlo en un viaje y fue, igualmente, uno de los libros más decepcionantes que he leido. Cosas de las expectativas...
Belén ha dicho que…
Pues qué cosas, a mi me gustó mucho el amante lesbiano, eso si... era una chica joven, de apenas 23 años, igual si ayudó...

Besicos
aminuscula ha dicho que…
Pues yo he ido directa a por "El baile" (¿para qué perder el tiempo?) Tiene menos de una sentada de lectura, es un ratito de nada. Pero me gustó y ahora voy a buscar más cositas de la autora. Gracias por al recomendación.
Nefer ha dicho que…
Tampoco me gustó, la verdad.
Charm ha dicho que…
Yo no pude pasar de la página veinte. Si ha quedado en el recuerdo, es porque lo intenté varias veces. Pero me fue imposible.
Sin embargo, "La vieja sirena" es muy distinto.
A veces, simplemente no se conecta con el texto. En lugar de sumergirnos en las páginas, nos damos de bruces con un muro.

Saludos.)
Humberto ha dicho que…
Es una literatura algo especial, no siempre es el autor el responsable de que un libro guste o no, a veces no es el momento o bien todavia no llegó a la madurez necesaria para entenderlo; para quienes lo critican leyendo apenas algunas páginas quizá habría que decirles que al menos tengan el respeto de no publicar un comentario sin conocimiento de lo que se critica.
Anónimo ha dicho que…
No estoy para nada de acuerdo contigo, a mi me parece que Sampedro tiene un nivel intelectual escepcional i en esta novela es patente. Leeré el libro que recomiendas.
Anónimo ha dicho que…
Un libro profundo, una visión amplia de la vida que pide entrega y devoción...un libro de mucha humanidad y no aptó para impacientes...esperamos algún día la pelí.

Nos encanta tu blog
Alkmst ha dicho que…
Por lo que leo la mayoría d la gent k no le ha gustad el libro es pq lo ha abandonado a mitad d lectura. Y si! Es un libro k en su primera parte se te hace algo aburrido y no conectas cn él... pero una vez que aparece el amante lesbiano el libro se torna muxo mas interesant: sensual, erótico, tocand temas "escabrosos" como travestismo, sumisión/dominación, sado d una manera muy elegante y humana, dándot una visión muy diferent d las otras sexualidades dl ser humano.

Lo mjor d los comentarios son aquellos k se meten cn el título d la obra sin habérsela leído... oO'

Nota:
6/10
Silvia Meishi ha dicho que…
Sampedro era un hombre muy inteligente y despierto, un intelectual, posiblemente, avanzado a su tiempo. Tuve la suerte de ser su vecina durante varios años, vivíamos en el mismo portal, pero entonces, yo era muy pequeña para saber quién era.
Mi opinión es que muchas veces no tenemos la suficiente madurez o experiencia para entender cierta literatura. El amante lesbiano se considera un libro de culto, al margen de que pueda gustar o no, como muchos otros. Una novela o ensayo no significa solo entretenimiento, hay que ir más allá. La literatura difícil escrita por buenos escritores es realmente la mejor, pero no está al alcance de todos; y yo la primera, ya que hay muchos libros muy buenos que me encantaría leer, pero sé que al menos, ahora, no los entendería. Pero no por ello podemos decir que un libro es malo (malo es un bestseller mal escrito, por mucho que entretenga)Es como si decimos que Ulises, de Joyce, es malo, porque no nos entretiene, o la Rayuela, de Cortázar.
Pero esta es solo mi opinión, por supuesto, no tiene que ser lo acertado.

Un saludo y felicidades por el blog.
nakata ha dicho que…
Agradezco de antemano poder libremente dejar un comentario sobre esta obra de Sampedro. El amante lesbiano se adapta como una segunda piel a su autor. Después de haber leído su sonrisa etrusca, haber surcado el río que nos lleva, pararme a contemplar esa tortuosa senda del drago, me dispuse a dejarme seducir por su amante lesbiano, una obra maravillosa llena de riesgos de precipicios por los que caería tanto el autor como el lector si no se amase la literatura con mayúsculas la literatura donde cada palabra es un descubrimiento. Una obra literaria hay veces que no gusta el sus primeros compases al igual que la música clásica, hay que darles tiempo y al final habrás recorrido un hermoso camino. Por cierto el baile, el ardor de la sangre, Jezabel, los perros y los lobos, etc impresionantes obras de Irene N. acaso te pase igual con Suite Francesa? Un abrazo me encanta tu blogger.
Santiago Aurora ha dicho que…
Contrapunto no machista de "50 sombres de grey" deberian venderlos juntos
CESAR_55 ha dicho que…
Es cierto, si no lo leíste todo no digas nada. Ayer terminé de leerlo... Tras mes y medio de empezar. Jamás me había costado tanto avanzar con un libro, y sólo lo hize por curiosidad de saber la identidad sexual de la pareja de un amante lesbiano... y el libro no lo informa.
La verdad lo realmente destacable de este libro es la teoría. El relato no es más que un muy refinado conjunto de traumas infantiles, justificaciones estudiadas y deseos inconscientes que pondrían a brincar de júbilo a un psicoanalista lacaniano. Elaborado con magistral técnica literaria, eso sí, pero no por ello un gran libro.
Intentaré con las sugerencias.
Anónimo ha dicho que…
¡por fin!, alguien que hace una crítica y no un ditirambo, gracias.