La pesadilla



Ayer tuve una horrible pesadilla. Era mi primer día de clase. Los alumnos me ponían a prueba, eran terriblemente indisciplinados y no hacían caso a lo que les decía. Un adolescente me dio un pellizco donde la espalda acaba su sagrado nombre. Me volví indignada, reía. Le llamé la atención y le dije que fuera a buscar un parte, se negó y se rió aún más. Toda la clase reía con él. Pedí algún voluntario para que fuera a buscar un parte indisciplinario a dirección. Nadie quiso ir. Todos reían y yo tuve que salir angustiada, ante una clase que se me desbordaba, a buscar un parte. Anuncié que había además un parte general para toda la clase.
Sé que los sueños son sueños y que sólo anuncian mi miedo a enfrentarme de nuevo a una clase desconocida, en un centro desconocido, a compañeros desconocidos. Que todo se debe a que ayer recibí el mensaje de la Consejería de Educación anunciándome mi nuevo destino. Que mi amiga Lola me dijo que el instituto “había niños traviesos” usando un eufemismo para indicarme que iba a tener un año movidito. Que me quedan dos semanas para volver y que tengo miedo, un miedo que reconozco y me paraliza.
Lola también me dijo que me iba pasar el libro de Jose antonio Marina sobre la disciplina. Pero yo sé bien que la disciplina es respeto y que de eso no anda nadie sobrado y que las primeras semanas será un “tour de force” entre ellos y yo.
Quien piense que esta profesión es un “chollo” que apunte las horas de angustia y miedo a partir de ya. Empieza la cuenta atrás.

Comentarios

Nefer ha dicho que…
Pues yo estoy segura que vas a pasar "la prueba" con nota. Y además no te empieces a agobiar que aún quedan dos semanas!!!!!!!
Besazos
Tanhäuser ha dicho que…
Mis padres eran profesores de secundaria y tengo una hermana que también lo es.
Sé perfectamente que el oficio de docente es, sin duda alguna, de los más duros. Pero piensa que también es, quizá, el maás gratificante de todos. Así que, ánimo y ya verás como después del pánico comprensible del primer momento, todo irá sobre ruedas. Seguro que eres de esas personas que se crecen ante los retos.
Abrazos
Candela Cano ha dicho que…
"De qué os quejáis" (!!) "Cuatro meses de vacaciones" (!!??) Hasta el moño estoy de esos tópicos.

Hace años que no doy clase a adolescentes, pero me he pasado más de 20 años con ellos sin problemas. No sé cómo sería ahora.

Una pesadilla que suelo tener en los agostos es que llego a clase y no sé nada de nada, me he vuelto una inútil total. Me señalan con el dedo y se ríen.
Carina Felice ha dicho que…
Relajate y pensa en las cosas que haciamos cuando eramos adolescentes. Hormonas como locas y mirada desafiante.
No te paralices...rei con ellos!!
un besito che!
aminuscula ha dicho que…
El pulso lo vas a tener que librar, con los niños "traviesos". Pero luego, a la larga, estos son los mejores. A mi me dan más miedo los hijos de profesores que cualquier otro niño que pueda inventarse. Los traviesos acaban siendo mis grandes amigos; claro, que estoy con ellos por varios años y en grupos más pequeños que en tu caso.

No es un chollo, no. Creo debe ser puramente vocacional.
TARA ha dicho que…
Se que sin duda eres de las personas que como dice Tanhäuser, que te creces ante los retos. Tus miedos estan injustificados, siempre has sabido capear con niños "traviesos" y "más traviesos", así que no te agobies, disfruta tus dos semanas que ya veras, que despues del tipico pulso de toma de contacto te haras con ellos y entonces empezaras a disfrutar. Te recuerdo que siempre terminan echandote de menos y encantados con tus "metodos particulares".

Y como dice Candela!! de que te quejas despues de dos meses de vacaciones, hay quienes todavia no hemos parado ni dos días.

Besos Ico
Pena Mexicana ha dicho que…
Los miedos pueden ser injustificados porque puedes ser la mejor de las docentes pero... lo cierto es que están allí siampre cuando te vas a enfrentar a un grupo nuevo :)
Me alegra ver que no soy la única que tenía pesadillas antes de empezar un nuevo ciclo, yo que me pensaba rara en ese aspecto.
A ver Ico, ¿has oído hablar dele efecto Pigmalión? A mi siempre me funcionó...
Besitos, al final todo sale bien y si algo llegara a salir mal, resulta que la mayor parte de las veces es irrelevante para el total de tu vida ;)
Ico ha dicho que…
Gracias por los ánimos.
Tanhäuser tienes razón las gratificaciones son también inmensas.
Aminuscula son los "que todos dan por perdidos" "los más rebeldes" mis preferidos, pero sé que al principio, como en toda manada tengo que marcar y mostrar quien es el lider y esto requiere seguridad y esfuerzo.
Pena Mexicana he buscado el efecto Pigmalión que yo lo conocía como "profecía autorealizada" y estoy completamente de acuerdo, siempre creo en la creatividad de los alumnos como terapia y como superación.
Me ha alegrado mucho saber que no soy la única docente con pesadillas antes de empezar el curso.. ja.ja.
un abrazo
Nómada planetario ha dicho que…
Nunca germinó en mí la vocación de docente, a pesar de que mis compañeros de la facu dijeran que tenía un carácter muy pedagógico.
Seguro que sales adelante en esta nueva plaza. Tú como los mejores toreros das de sí todo y eso al final lo agradecen.
Ánimo.
María ha dicho que…
Yo también me "alegro" de no ser la única que lleva dos noches sin dormir pensando en lo que se me avecina... Ya puedo decir que no soy la única...
Liquem Nuc ha dicho que…
Mi santa madre, y yo que he visto el "backstage" del oficio, estamos muy de acuerdo... Enseñar (y cuando alguien quiere y puede) aprender son actos heroicos en sí. Saludos