Días de calima

A más de treinta grados y con el polvo en suspensión del Sahara hasta las ideas se derriten.



Afortunadamente tenemos la playa, para jugar y tirarnos en la arena como salvajes,



y revolcarnos en las olas como niños....

Comentarios

Marcela ha dicho que…
pues por aquí el agua todavía no se deja y el clima no da para mucho, aún.