Esa palabra no se dice

Mi sobrina Alba tiene una lengua viperina, ya sé, sale a mí, sólo que yo cuando tenía su edad no era tan rápida mentalmente ni tan lenguaraz. Dios sabe que la adoro, pero hay ocasiones en que me saca de quicio Aquella ocasión fue una de ellas. Debía tener por aquél entonces cinco o seis años, y había aprendido una de esas palabras que las madres recomiendan no decir en público y delante de los invitados. La madre no daba crédito. Por supuesto la palabra se la había enseñado yo. La niña, que había visto como la madre ponía los ojos en blanco cada vez que la pronunciaba, no se cansaba de repetirla en todo momento viniera al caso o no. A mí sin embargo me hacía bastante gracia. Nuestras conversaciones eran de este estilo.
- hoy todo el mundo en cole ha querido ser como yo- dijo alegre.
- y ¿eso? - Ni que decir tiene que, aunque no es la más brillante de las estudiantes tiene una imaginación desbordante.
- Porque les he dicho a mis amigas que tengo una tía loca y lesbiana.
- No me creo nada- le digo, mirándola por el espejo retrovisor mientras conduzco.
- De verdad, les he dicho que tienes un perro y un gato y que enseñas el culo, y todo el mundo quería ser como yo y tener una tía lesbiana.
- ¿Pero las niñas saben qué significa eso?- Ya en esta fase la creo.
- Claro, que le gustan las chicas.
Ese día conducía al aeropuerto. Las dos teníamos vacaciones escolares e íbamos a pasar unos días con la familia. Ella con su abuela, dejando descansar un poco a su madre y yo con la mía. No recuerdo bien porqué, pero sé que por alguna razón se enfadó conmigo en el aeropuerto. El avión se había retrasado y tuvimos que esperar veinte minutos más. Alba me miraba con la cara atufada por el rabillo del ojo. Yo intentaba no hacerle mucho caso y leía. De vez en cuando se cansaba de la actitud y me desafiaba.
- Tú no eres mi madre.
- Menos mal – le decía sin levantar la vista del libro.
Al cabo de un rato por fin dieron el aviso para poder tomar el avión. Los padres con niños podían pasar primero. Era un alivio. Afortunadamente mi sobrina no lo oyó porque le hubiese discutido a la azafata que yo no era en realidad su madre. El avión se llenó enseguida. Tardaba más el vuelo en subir al avión y acomodarse que en llegar a la isla.
Por aquél entonces, había salido de una relación amorosa que duró lo que dura un embarazo. Sin embargo, me dejó realmente desganada para todo lo que fueran relaciones humanas íntimas, y una adicción al café incorregible. Recomendada por una amiga decidí visitar a una psicóloga. Finalmente, como pasa siempre en los sitios pequeños la sicóloga resultó ser casi una compañera de trabajo a la que veía frecuentemente cuando tenía que visitar algún menor a los juzgados.
Era una andaluza, pero se había ido a vivir a Lanzarote desde pequeña, por lo que recordamos viejos sitios donde salimos de marcha y donde más de una vez coincidimos sin llegar a conocernos. Pero era tan natural y simpática, y lloré y me reí tanto en la primera sesión que decidí seguir terapia con ella. La depresión, como bien me dijo ella, se me quitaría cuando volviera a enamorarme de nuevo, o sea, a los tres meses. Así que, hacía un par de meses que no asistía ya a terapia. Estaba colocando la maleta de mano en el pequeño departamento sobre mi cabeza.
- Hola – me dijo la sicóloga sorprendida.
- Hola – dije más sorprendida aún.
- Yo soy Alba- dijo mi sobrina desde su asiento mirándola fijamente.
- Es mi sobrina- le digo. A modo de disculpa.
- ¿Me puedo sentar aquí?
- Claro.
Comenzamos una conversación alegre y distendida. Nos alegrábamos sinceramente de vernos. Aún no había comenzado el despegue y Alba probablemente se aburría de no ser el centro de atención. Cuando de pronto gritó.
-Tú no eres mi madre. Eres mi tía y eres lesbiana.
De pronto, en el interior del avión se hizo un silencio mortal.

Comentarios

Morgana ha dicho que…
jajajaja así es la chiquillería, sin pelos en la lengua.
Manolita Blahnik ha dicho que…
Ja,ja,ja...los niños son la leche y tu sobrina más
Anónimo ha dicho que…
Así son de naturales, asi es la inocencia de los niños. Aunque cuando yo era pequeña esa tematica no era algo tan natural y tan espontaneo.... Mis compañeras estoy segura no se peleaban por tener una tia lesbiana!!
Tengo que felicitarte por tu blog, sigue así.
sempiterna ha dicho que…
Jajaja, yo cuando sea mayor quiero tener una hija o sobrina o algo así. Son indiscretillos pero son la verdad y sencillez personificada, ¿para qué vamos a liar las cosas si existe esa lectura que ellos hacen? Muy bueno. Un beso.
Glora ha dicho que…
No falla, si les dices: "no se dice", lo hacen en el momento menos adecuado... el problema es que ahora son tan, tan, listos que no sirve de nada utilizar con ellos la psicología inversa.
Un beso.
Mitocondria ha dicho que…
Relato al compás.
Revindicador o ego biográfico.
En el límite entre la construcción de una identidad y la relación de unos hechos que se presentan como reales.
Ico ha dicho que…
las dos cosas mitocondría ...las dos cosas...
Raquel ha dicho que…
Ja ja ja, muy bueno el relato!
Besos
LA OTRA ha dicho que…
ESPEREMOS CON LOS DEDOS CRUZADOS QUE DENTRO DE UNOS AÑOS CUANDO NUESTROS HIJOS SEAN PADRES NO TENGAN QUE DECIR "ESA PALABRA NO SE DICE" Y QUE HAYA MÁS LESVIANAS ,MULATOS Y ESTRANJEROS EN LAS FAMILAS PARA ASÍ VER LA VIDA DESDE OTRA PERSPECTIVA Y COLOR .